domingo, 25 de febrero de 2018

15:45:00
CANCÚN, Quintana Roo, 25 de febrero de 2018.- La empresa Barcos Caribe, propietaria de una embarcación donde se registró una explosión el pasado miércoles con saldo de 24 lesionados, suspendió a partir de este domingo sus operaciones “hasta nuevo aviso”.

“Barcos Caribe suspende operaciones a partir del día 25 de febrero por mandato de la SCT por ‘carecer’ de seguros y certificados estatutarios vigentes”, dio a conocer la empresa en un escueto comunicado de prensa.

Pero, al mismo tiempo, la compañía destacó que aprobó una visita de inspectores de la Secretaría de Marina (Semar).

La explosión en el ferry. (Proceso)

“Nos otorgaron actas que demuestran que actualmente nuestros certificados y toda la documentación requerida está vigente y en regla”, señala la empresa.

El pasado miércoles, el ferry Caribe I de esta empresa, cuya propiedad se atribuye a Roberto Borge Martin, padre del exgobernador Roberto Borge Angulo, tuvo una explosión en el costado derecho cuando realizaba labores de atraque en el muelle de Playa del Carmen.

Horas después del incidente, la directora general de la Administración Integral de Quintana Roo (Apiqroo), Alicia Ricalde Magaña, dio a conocer que el informe preliminar indica que fue una “falla mecánica” la que provocó el estallido.

Por su parte, la empresa manifestó: “De manera preliminar hacemos de su conocimiento que nuestra maquinaria y equipo se encontraban trabajando adecuadamente, por lo que desconocemos aún el motivo de este incidente”.

Barcos Caribe entró en funcionamiento el 15 de febrero de 2015, cubriendo la ruta Playa del Carmen-Cozumel.

El entonces gobernador Roberto Borge y el coordinador general de Puertos y Marina Mercante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Guillermo Ruiz de Teresa, encabezaron la ceremonia en la que se puso en operación la naviera, cuya razón social es Impulsora Marítima de Quintana Roo y del Caribe SA de CV.

Borge, como jefe del Ejecutivo estatal –informó la Unidad del Vocero el mediodía del 16 de febrero de 2015– “agradeció el apoyo del presidente de México, Enrique Peña Nieto, (y) celebró el surgimiento de una nueva opción de transporte marítimo”.

En total, la empresa suma tres barcos de características similares, tipo catamarán, habilitados para el servicio de pasaje.

Las embarcaciones fueron construidas en Australia en 2009, con un peso muerto de 55.98 toneladas y con medidas de 36.80 metros de eslora y 9.50 de manga.

En los documentos entregados a las autoridades portuarias se observa que cada embarcación está asegurada en 5 millones 500 mil dólares, y el casco en 2 millones 450 mil dólares.

Otras dos empresas prestan el servicio de transporte de pasajeros entre Cozumel y Playa del Carmen: “México Waterjets” y “Ultramar”. (Sergio Caballero / Proceso)

0 comentarios: