martes, 6 de febrero de 2018

23:43:00
CIUDAD DE MÉXICO, 7 de febrero de 2018.- Salvador Rangel Mendoza, obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, justificó la aparición Germaín Muñiz García, uno de los dos sacerdotes asesinado el lunes carretera federal Iguala-Taxco, en fotografías con supuestos integrantes de la delincuencia organizada, debido a que el religioso debía saludarlos para poder pasar por “su territorio”.

"Él tenía que atravesar todos esos territorios donde estaban los narcotraficantes. Pero de que el padre tenía que saludarlos, tenía que dialogar con ellos, lo tenía que hacer, porque tenía que pasar por su territorio, si no, cómo pasaba", comentó.

Uno de los presbíteros asesinados en Taxco, el sacerdote del pueblo minero de Mezcala, Germaín Muñiz, posando con armas y sujetos encapuchados. (Foto: Especial / apro)

Cabe destacar que la fotografía, en la que aparece Muñiz García portando un arma de grueso calibre junto a presuntos miembros de la delincuencia organizada, circuló hace varios meses, pero se viralizó tras el asesinato del sacerdote.

El obispo Salvador Rangel Mendoza explicó que los dos religiosos que fueron asesinados en la carretera Iguala-Taxco asistieron a un evento grupero en Juliantla porque les gustaba la música.

"Iban a eso, a ofrecer su música y a ver si les permitían cantar algunas canciones", dijo.

El sacerdote Germaín Muñiz García fue sepultado la tarde de este martes en la comunidad de Apango. Previo a su entierro, se rindió una misa de cuerpo presente a la que asistieron decenas de feligreses, familiares, y sacerdotes de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, a la que pertenecía.

Mientras que el padre Iván Añorve Jaimes, será sepultado este miércoles en la comunidad de San Luis la Loma, de donde era originario. (Ángel Galeana / Excélsior)

0 comentarios: