lunes, 12 de febrero de 2018

19:26:00
RÍO DE JANEIRO, 12 de febrero de 2018.- En la noche del domingo a este lunes, los más de 72.000 espectadores que se juntaron en el Sambódromo vibraron hasta el alba bajo un calor sofocante al ritmo de percusiones ensordecedoras de las siete escuelas principales del “grupo especial”, la élite de la samba, que cuenta con un total de trece.

Pero más allá de las plumas, las lentejuelas y la sensualidad exacerbada, el considerado “espectáculo más grande de la tierra” encarnó también la protesta de una población exasperada por la violencia y por la corrupción.

Uno de los blancos principales: el alcalde evangélico de Rio, Marcelo Crivella, que suscitó vivas críticas al recortar a la mitad las subvenciones otorgadas a las escuelas de samba.

La alegría desbordó en el Sambódromo del Marqués de Sapucaí. Las fotos, de AFP.


El domingo publicó un video en Facebook en el que anunciaba que esa misma noche viajaba rumbo a Europa, confirmando así que, al igual que el año pasado, no asistiría a ninguno de los desfiles de su ciudad.


Cada procesión alinea unas 3.000 personas, ataviadas de las maneras más insólitas, que recorren la pista de 700 metros, flanqueadas por tribunas con miles de espectadores que ovacionan el paso de enormes carrozas coronadas por mujeres cubiertas principalmente por plumas y lentejuelas.



Los temas no son elegidos al azar ya que, además de emocionar al público, hay que seducir a los jueces.

El vistoso desfile es también una disputada competencia: cada escuela es evaluada por un jurado, que revisa con precisión la calidad de la música, los vestuarios y el tema elegido por cada grupo, entre otros criterios.

El trabajo de un año entero es juzgado en menos de una hora de espectáculo.

El espectáculo continúa esta noche con el desfile de otras seis escuelas y comparsas con acento político, como la escola Beija Flor, que anuncia un enredo inspirado en Frankenstein con reflexiones sobre desgracias como la corrupción, la violencia y la intolerancia. (AFP) 








0 comentarios: