martes, 13 de febrero de 2018

10:03:00
GUATEMALA, 13 de febrero de 2018.- Capturan al expresidente Álvaro Colom y la mayoría de integrantes de su gobierno por el caso Transurbano.

Catorce allanamientos fueron confirmados por la Cicig y el Ministerio Público por un caso de corrupción en el Transurbano, el modelo de transporte urbano implementado en el gobierno de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).

Al momento confirman la captura de 10 personas, entre ellos el exministro de Finanzas Públicas, Juan Alberto Fuentes Knight (actual presidente de Oxfam Internacional) y el exministro de Gobernación y exalcalde de Villa Nueva, Salvador Gándara.

También se encuentran allanando la casa del expresidente Álvaro Colom para recabar más evidencias sobre el caso.
El ex presidente Álvaro Colom. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)

“Si es Transurbano creo que hay que recordar la matanza de choferes que había, el subsidio no era transparente y por medio del programa Transurbano se logró transparentar”, dijo Colom a su llegada a la Torre de Tribunales.

Origen del negocio

En marzo del 2010 —un mes después de haberse constituido el fideicomiso Transpas—, la Municipalidad adjudicó 109 rutas de transporte público en la capital, por 25 años, a las empresas Rutas Metropolitanas, Expansión Corporativa Milenium, Concesionarios del Transporte  y Tendencias Modernas Latinoamericanas.

Cuatro meses antes, en noviembre del 2009, la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) presentó una iniciativa de ley con el fin de exonerar de  impuestos la compra de los nuevos buses. Esta ya incluía los nombres de las empresas favorecidas con las 109 rutas.

En ese entonces, la Comisión de Finanzas era dirigida por el excandidato presidencial Manuel Baldizón.

En el 2012, los transportistas suscribieron con el Ministerio de Comunicaciones los convenios 01-2012DSM; 02-2012DSM y el 03-2012-DSM, el 19 de abril, 31  de julio y  4 de septiembre de ese año, respectivamente, por Q70 millones cada uno, para ejecutar un total de Q210 millones que incluían el combustible, la contratación de servicios de seguridad y los costos de operación.

Según los convenios, la cartera de Comunicaciones no tiene responsabilidad alguna  en la forma como se distribuyen los montos.

El nombre de la Asociación de Empresas de Autobuses Urbanos (AEAU) figuró en el  Presupuesto General de la Nación del 2013, con nombre y apellido. Con anterioridad, el presupuesto estipulaba “subsidio al transporte urbano”. Gracias a una enmienda del entonces diputado del  Partido Patriota  Iván Arévalo, fue cambiada por “subsidio a la AEAU”.

Los hallazgos

El pago del subsidio se basó en informes diarios sin que existiera un procedimiento administrativo de control, de acuerdo con los auditores.

Q126 millones sirvieron para el subsidio de combustible. La AEAU presentó únicamente planillas, certificados y recibos que fueron aceptados por el Ministerio de Comunicaciones.

La AEAU estaba obligada a elaborar un plan de seguridad y monitorear a dos mil agentes por medio del control de un GPS.Se ampliará.

La Contraloría General determinó que la AEAU carecía de controles internos que validaran  los reportes proporcionados por Protección Total, la empresa que dio el servicio. (Prensa Libre)

0 comentarios: