viernes, 2 de febrero de 2018

21:57:00
PHOENIX / CHANDLER, 2 de febrero de 2018.- Douglas Haig, un residente de Arizona que vendió municiones a Stephen Paddock, el pistolero que mató a 58 personas en Las Vegas, Nevada, en octubre pasado, fue arrestado hoy bajo el cargo de fabricar de manera ilegal balas perforantes, capaces de penetrar chalecos antibalas y otros blindajes.

Haig, un ingeniero aeroespacial de 55 años, es la primera persona a la que se le formulan cargos como resultado de la investigación sobre la masacre, la más mortal registrada hasta ahora en Estados Unidos.

La acusación, presentada ante una Corte Federal en Phoenix, señala que se identificaron las huellas dactilares de Haig en las balas perforantes no utilizadas y que fueron encontradas dentro de la habitación del hotel de Las Vegas desde la cual se perpetró el ataque.

Douglas Haig.
La gente en el festival de música country Route 91 Harvest corre al escuchar los balazos. (AFP / Getty Images)

Haig dijo en una rueda de prensa este viernes, previa a la presentación de la acusación, que conoció a Stephen Paddock en una feria y exposición de armas en Phoenix y le vendió 720 balas, semanas antes de que efectuara la masacre el 1 de octubre pasado en Las Vegas.

“Yo no contribuí en lo que Stephen Paddock hizo”, afirmó Haig, quien aseguró que no observó nada inusual en su cliente y nunca sospechó de que planeaba efectuar algún crimen.

La acusación sostiene que Haig fabricó y vendió las balas perforantes y otros tipos de municiones sin contar con una licencia para ello. Sin embargo, la acusación no precisa si alguna de estas balas fueron utilizadas en el ataque.

Stephen Paddock disparó contra la multitud desde su habitación en el piso 32º del hotel Mandalay Bay, ubicado al sureste de la zona donde se realizaba el concierto al aire libre, con un saldo de 59 víctimas y 527 heridos.(CBSNews)

En conferencia de prensa Haig declaró que el armamento que vendió a Paddock no fue usado en la masacre.

“Paddock dijo que iba a utilizar la munición para montar un espectáculo de luces en el desierto, con o para sus amigos".

Además, agregó que ha recibido amenazas de muerte por haber vendido armas a Paddock.

“Paddock llegó solo por las municiones, bien vestido, no se miraba una persona mala”, aseguró. (xeu / Notimex / Telemundo)

0 comentarios: