lunes, 26 de febrero de 2018

13:59:00
MOSCÚ, 26 de febrero de 2018.- Una pausa humanitaria en Guta Oriental, principal feudo opositor a las afueras de Damasco, comenzará este martes y se prolongará cinco horas cada día, anunció este lunes el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú.

"Anteayer se adoptó la resolución 2401 del Consejo de Seguridad de la ONU. Por orden del presidente ruso, Vladímir Putin, y con el objetivo de evitar víctimas entre la población civil de Guta Oriental, desde el 27 de febrero, es decir, mañana, entre las 09.00 y las 14.00 horas cada día se introducirá una pausa humanitaria", declaró Shoigú.

El ministro adelantó, además, que "para la salida de civiles se abrirá un corredor humanitario" cuyas coordenadas serán anunciadas "en breve".

Niños y adultos sirios reciben tratamiento tras un presunto ataque químico en una clínica improvisada en la aldea de Al Shifuniyah, en la región sitiada de Guta Oriental. (AFP)

A su vez, recordó que Guta Oriental "no es el único foco de tensión para civiles y refugiados" y aludió al campamento de Al Rukban, junto a la frontera con Jordania, una zona "que está controlada por Estados Unidos". Por ello, propuso también declarar una pausa humanitaria y abrir corredores en esa zona para que "los civiles puedan regresar a sus casas".

Shoigú abogó por la urgente creación de una comisión humanitaria bajo los auspicios de la ONU para valorar la situación humanitaria en Raqa , donde no hay acceso ni a organizaciones internacionales ni a la prensa.

Según los datos en poder de Rusia, la situación epidemiológica es "gravísima", ya que aún hay muchos cadáveres entre los escombros de los edificios derruidos.

Rusia, que ha sido acusada junto al régimen de Bachar el Asad de la muerte de varios cientos de civiles en los bombardeos de las últimas dos semanas contra Guta Oriental, ha apoyado con condiciones la tregua de 30 días aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, reiteró hoy que la resolución de la ONU no puede incluir a los "terroristas" y no debe ser un obstáculo para las acciones militares de Damasco contra los yihadistas.

Petición de la ONU

Pocas horas antes del anuncio de Rusia, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió que los bandos en guerra en Siria implementen un alto el fuego de 30 días, siguiendo el llamamiento de las principales potencias durante el fin de semana. Las agencias de la ONU están listas para ofrecer ayuda humanitaria y evacuar a los heridos graves del enclave rebelde de Guta oriental, cerca de Damasco, donde 400.000 personas han estado bajo asedio, dijo Guterres.

“Guta oriental no puede esperar, es hora de que pare este infierno en la tierra”, dijo Guterres en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que abrió su principal sesión anual de cuatro semanas en Ginebra. El secretario general de la ONU también quiso recordar a todas las partes enfrentadas en el conflicto sirio y a los países con influencia política y militar sobre ellas de su “absoluta obligación de proteger a los civiles y las infraestructuras civiles en todo momento bajo el Derecho Humanitario Internacional y las leyes internacionales de derechos humanos”. “Los esfuerzos por luchar contra el terrorismo no reemplazan estas obligaciones”, destacó Guterres.

Continúan los bombardeos y un supuesto ataque químico

Después de que algunas fuentes médicas y los cascos blancos, cercanos a la oposición, aseguraran que se ha producido un lanzamiento de un ataque químico el pasado domingo contra la población civil en Al Shifunieh detrás del cual los rebeldes apuntan al régimen sirio, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo que las acusaciones tenían como objetivo sabotear la tregua. Durante el día de hoy se han difundido imágenes en las que se ve como niños y adultos son tratados en un hospital porque aparentemente sufren síntomas de intoxicación por gas de cloro. Al menos 13 niños estarían entre los heridos y uno habría muerto. Ninguna fuente independiente ha confirmado el ataque.

El gobierno sirio ha negado sistemáticamente el uso de armas químicas en la guerra, que pronto entrará en su octavo año, habiendo matado a cientos de miles de personas y forzado a la mitad de la población de antes de la guerra de Siria a unos 23 millones de sus hogares.

Desde hace una semana Guta Oriental vive una escalada de los ataques por parte de la aviación siria y la rusa y de la artillería gubernamental, que han causado centenares de muertos y heridos. En una semana de intensos ataques aéreos, de artillería y con misiles, en la región se ha registrado la muerte de al menos 520 personas, conforme a datos divulgados hoy por el Observatorio.

Además de la violencia, los habitantes de Guta Oriental -unos 400.000, según la ONU- padecen hambre por la carestía de productos, desde que el pasado miércoles los comercios cerraran sus puertas, y los precios de los víveres son muy elevados. (La Vanguardia)

0 comentarios: