martes, 13 de febrero de 2018

23:38:00
ROMA, 14 de febrero de 2018.- Una amistad que se convierte en algo más, como entre Mezbah Uil Aziz y Masuimi Iqbal, de Bangladesh. O una mirada que ha atrapado para siempre el corazón de ambos, como en el caso de Daniela y Arda, alemanes. O un encuentro en línea, como el de Haidar Ali Moracho y su novia Coral Ibáñez. Las historias de amor comienzan todas de manera diferente, pero a menudo se convierten en un viaje juntos, de la mano, a mundos desconocidos. Aquí hay diez historias recopiladas por fotógrafos de la agencia Reuters de Japón a España. A cada pareja se le preguntó cómo nació el amor. (Editado por Flavia Cappadocia)

Cuando Pramodini Roul recuperó la vista después de ser atacada con ácido, lo primero que encontraron sus ojos fue la cara de Saroj, su compañero. "Fue la primera vez que lo vi. No creía que ese día pudiera llegar "(Reuters)

Para Haidar Ali Moracho, de 20 años, un transgénero español, su relación con Coral Ibáñez comenzó en línea, pero la mantuvo escondida a sus familiares durante cinco años. "Fue difícil, a veces pensé que sería más fácil romper, pero no pude. Estaremos juntos hasta que la muerte nos separe". (Reuters)

Alejandra, de 44 años, consultora laboral y Razhy, de 48, periodista y activista, viven en la Ciudad de México. La pareja se conoció en la capital mexicana en 1998, luego de que Razhy fue secuestrado y dejó su trabajo como director de una revista semanal. Unos meses más tarde Alejandra se mudó a Francia y regresó a México 4 años después. "Nos volvimos a encontrar en el mismo lugar donde nos conocimos, en el barrio de Coyoacán. Ahora tenemos un hijo de 9 años y nos acabamos de mudar porque nuestra casa sufrió daños graves con el terremoto del 19 de septiembre de 2017". (Reuters)

Daniela, de 37 años, es educadora de Berlín y su novio, Arda, tiene 39 años y es un arquitecto alemán con ascendencia turca. "Nos encontramos en un museo". Solo una sonrisa, de ambos. Una hora más tarde estábamos sentados tomando un café. Ahora vivimos juntos, en Berlín". (Reuters)

Chad Ostrum, de 37 años, en su primer día de universidad, vio a una joven en el aula y le pidió que se casara con él. "Nos mudamos a tres estados diferentes, persiguiéndonos a todos lados. Ahora, después de 19 años, compartimos una casa y tenemos una hija". Viven en Brooklyn.(Reuters)

Rute Magalhaes, de 33 años, y Filippo Alves, de 38, viven en Lisboa. "Nos conocimos hace 12 años en línea, nos unió la pasión por la fotografía. Ahora tenemos un estudio juntos". (Reuters)

Tony Wakaiga, de 18 años, estudiante de arte y Suzzy Konje, de 18 años, enfermera, se conocieron en Nairobi, Kenia. "Teníamos algunos amigos en común y el interés que teníamos el uno por el otro fue madurando gradualmente, como el vino", cuenta Suzzy. (Reuters)

Kazuhiko Kobayashi, de 80 años, y su esposa, Mieko Kobayashi, de 73, tienen una tienda de discos especializada en Enka, la música tradicional japonesa. "Conocí a Mieko hace 55 años, estudiaba con mi hermana. Un día vino a nuestra casa y quedé encantado con su belleza. Era tan elegante. Desde ese momento la llamé todos los días. Al principio no me parecía que estuviera interesada. La primera vez que salimos, llegó con una hora de retraso. Su madre le había dicho que me pusiera a prueba, pero yo estaba allí esperándola. Luego nos casamos. La veo todos los días, tanto en casa como en el trabajo, pero la encuentro siempre hermosa. Siempre elegante". (Reuters)

Hayes Mehana, de 78 años, y su esposa Om Hany, de 60, tienen un puesto de verduras en El Cairo, Egipto. Casados por 42 años, tienen 12 hijos. "Tener una gran familia era nuestro sueño. Todos los días con mi esposa es como un festival, no es un día normal", explicó Hayes. (Reuters)

Mezbah Ui Aziz, de 34 años, y su novia Masuimi Iqbal, de 33, posan en un café en Dhaka, Bangladesh, adonde suelen ir. "Nuestro amor no fue a primera vista. Estudiamos odontología, teníamos amigos en común. Luego, pasé por un momento difícil, tanto con mis amigos como con un ex novio. Y él, Mezbah, salió de la nada. No necesitaba ayudarme, pero lo hizo de todos modos. Nuestro viaje juntos comenzó así. Tal vez estaba escrito en el destino, no lo sé. Ahora tenemos un tesoro, una hija de 5 años, el símbolo de nuestro amor", explicó Masuimi. (Reuters)

0 comentarios: