jueves, 18 de enero de 2018

23:46:00
LOS ANGELES, 18 de enero de 2018.- David Turpin, de 57 años, y su esposa, Louise, de 49, podrían enfrentar una condena de 94 años de cárcel por cargos de tortura, abuso y privación ilegal de la libertad.

Las autoridades del condado de Riverside, California, anunciaron este jueves que presentaron un total de 38 cargos contra la pareja que mantuvo secuestrados a sus 13 hijos en condiciones insalubres.

Los cargos formulados incluyen 12 por tortura, 12 por detención ilegal, 7 por abusos a un adulto dependiente, 6 por abuso de menores y 1 por acto lascivo sobre un menor, imputado a David Turpin, conforme al medio local KTLA.

Lo anterior, después de que las autoridades informaran que habían descubierto a sus 13 hijos desnutridos y cautivos, algunos de ellos encadenados a camas, en su casa de Perris, California.

Turpin y Louise fueron arrestados después de que su hija de 17 años escapó y llamó al 911 la madrugada del domingo.

El Daily Mail titula "Peor que a animales" la información sobre David y Louise Turpin porque dos perros sanos fueron encontrados en la casa, mientras que sus 13 hijos están en condiciones deplorables. La pareja compareció hoy en la corte.

El fiscal de distrito del condado de Riverside, Mike Hestrin, explicó que otro hermano escapó con la joven de 17 años durante el fin de semana, pero que regresó por miedo.

Hestrin añadió que las 13 víctimas estaban gravemente desnutridas y, como resultado, algunas tenían un deterioro cognitivo y una falta de conocimiento básico de la vida.

Agregó que a ninguna de las víctimas se les permitía bañarse más que una vez al año.

"Todas las víctimas están desnutridas. La víctima de 29 años pesa 37 kilos", afirmó Hestrin.

"Estamos hablando de un abuso físico y emocional severo", agregó.

La pareja se instaló en Perris en 2014 tras conseguir una licencia que acreditaba que su domicilio servía, además, como escuela.

Más allá de educar a sus hijos en casa, no obstante, los Turpin parecían ser una familia extensa pero normal.

De hecho, en la cuenta de Facebook del padre podía verse numerosas imágenes de toda la familia, en las que los hijos posan sonrientes en lugares como Disneylandia.

La pareja hizo hoy su primera aparición ante un tribunal, donde se declararon no culpables.

Los agentes enviados a la casa en el número 100 de Muir Woods Road descubrieron a 12 hermanos, de entre 2 y 29 años, algunos encadenados a camas con cadenas y candados, en un "entorno oscuro y maloliente", según un comunicado del Departamento del Sheriff del Condado de Riverside.

Las víctimas parecían desnutridas y "muy sucias", añadió la declaración. (Excélsior)

0 comentarios: