martes, 23 de enero de 2018

14:17:00
MADRID, 23 de enero de 2018.- El Mayon es en la actualidad el volcán más activo de Filipinas -una de las regiones más volcánicas del planeta, con el conocido como Anillo de Fuego - y se encuentra catalogado entre los diez volcanes más peligrosos del mundo. Además esta montaña que tiene su cúspide a unos 2.420 metros sobre el nivel del mar (a 330 km al sudeste de Manila) tiene también la fama de ser posiblemente el cono gigante más perfecto de la superficie terrestre.

El volcán Mayon incrementó su actividad el pasado 13 de enero y diez días más tarde provocó una emisión de humo y cenizas que superó los 5.000 metros; con fuentes de lava intermitentes de hasta 700 metros de altura. Las autoridades han elevado el nivel de alerta hasta el grado 4 (en una escala de 5) por una posible erupción de grandes dimensiones. Desde el pasado domingo ha sido ordenada la evacuación de más de 55,000 personas residentes en poblaciones cercanas. 

Chorros de lava de hasta 700 metros de altura y nubes de ceniza: vuelve a asustar en Filipinas el Mayón, el volcán más activo del país.  56,000 personas han sido evacuadas de la región de Albay. El nivel de alerta ha llegado a cuatro en una escala de cinco y la zona de riesgo se ha extendido hasta 8 kilómetros desde el cráter. (AP)

El volcán más activo de Filipinas arrojó fuentes de lava al rojo vivo y penachos de ceniza masiva el martes en una erupción deslumbrante pero cada vez más peligrosa que ha enviado a 56,000 aldeanos huyendo a centros de evacuación.

El Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología ha confirmado que la erupción explosiva del mediodía del lunes -hora local- fue la más poderosa desde que el volcán comenzó a actuar hace más de una semana.

”No pudimos dormir anoche debido a los estruendos fuertes. Parecía un avión que está a punto de aterrizar”, dijo Quintin Velardo, un agricultor de 59 años, a Associated Press en un centro de evacuación en la ciudad de Legazpi donde se encuentra en compañía de esposa, hijos y nietos. Velardo insiste que, a pesar del peligro, necesita regresar a su aldea, a unos 8 kilómetros del volcán en erupción, para llevar a su vaca y búfalo de agua a un lugar seguro. 

El volcán enfurecido lanza fuentes de lava. (AP)

Se teme una erupción de grandes dimensiones y se ha elevado el nivel de alerta. (AP)

Aldeanos con tapabocas para poder respirar. (ansa)

Las cenizas cubren los sitios aledaños.(AFP)

Las autoridades advirtieron que una erupción violenta puede ocurrir en horas o días, caracterizada por más rumores y flujos piroclásticos: gas supercalentado y restos volcánicos que corren por las laderas a altas velocidades, vaporizando todo a su paso.

Con su cono casi perfecto, Mayon ha sido popular entre los escaladores y turistas, pero ha estallado unas 50 veces en los últimos 500 años, a veces violentamente. En 2013, una erupción de cenizas mató a cinco escaladores que se habían aventurado cerca de la cumbre a pesar de las advertencias. Su erupción más destructiva, en 1814, mató a más de 1.200 personas y enterró la ciudad de Cagsawa en lodo volcánico. El campanario de la iglesia de piedra de Cagsawa aún sobresale del suelo en un recordatorio inquietante de la furia de Mayon.

Filipinas, que tiene alrededor de 22 volcanes activos, se encuentra en el “Anillo de Fuego”, una línea de fallas sísmicas que rodean el Océano Pacífico donde los terremotos y la actividad volcánica son comunes. JEC / AP / La Vanguardia)

0 comentarios: