lunes, 22 de enero de 2018

23:04:00
LA PAZ, Bolivia, 22 de enero de 2017.- El presidente de Bolivia, Evo Morales, celebró hoy 12 años ininterrumpidos en el Gobierno en medio de protestas callejeras en varias ciudades que piden que cumpla el resultado del referendo del 21 de febrero de 2016 que lo inhabilita como candidato para las elecciones de 2019.

Mientras el mandatario presentaba un informe anual a la Asamblea Legislativa Plurinacional (Congreso boliviano), se producían un "cacerolazo" y una marcha callejera en La Paz, un "tractorazo" de productores agropecuarios en Santa Cruz y protestas en Sucre y otras ciudades.

Las protestas contra el Gobierno de Evo Morales arrancaron en noviembre pasado, cuando los médicos del país exigieron anular el artículo 205 de un polémico Código Penal, un reclamo secundado también después por varios sectores de la sociedad boliviana.

Evo Morales, con diputados y senadores indígenas, camina hacia la salida del Palacio de Gobierno, en La Paz. (EFE)

Tal fue la presión, que el presidente Morales anunció el domingo que pedirá por escrito al Parlamento boliviano su anulación definitiva.

Sin embargo el anuncio no frenó las protestas callejeras, que ahora le piden que respete el resultado del referendo del 21 de febrero de 2016 de inhabilitarlo para una nueva reelección como presidente.

También exigen al Tribunal Constitucional que modifique el fallo del 28 de noviembre del año pasado que sí habilitó al mandatario para una reelección indefinida.

Las protestas se producen en un momento en que la popularidad de Evo Morales se ubica en su momento más bajo de sus 12 años de presidencia, con un 34 por ciento de aprobación ciudadana, según encuesta de Equipos Mori publicada el domingo para el diario "El Deber", que constata una caída de 24 puntos.

Manifestantes quemaron un ataúd, como protesta contra el gobierno del presidente Evo Morales, en La Paz. (Foto AP)

Durante dos horas, Morales informó hoy al Parlamento de su labor desde 2017, destacando la estabilidad económica que permitió un crecimiento de 4.2 por ciento en el país y una inflación de 2.7 por ciento. "Son doce años de nuestra Revolución Democrática y Cultural con estabilidad social, económica y política", dijo.

También anunció que continuará el programa de industrialización del litio que existe en el Salar de Uyuni, sudoeste de Bolivia, y se mostró partidario de participar en ese proyecto de empresas de Alemania. Además, anunció que este año comenzará la exportación a China de carne, café y soja boliviana.

Otro elemento importante en el cuarto año de su tercer mandato será el fallo que emitirá en los próximos meses la Corte Internacional de Justicia (CIJ), de La Haya, sobre el litigio de Bolivia contra Chile por una negociación entre ambos países para un acceso soberano al océano Pacífico.

"Es tiempo de curar y sanar una herida todavía abierta que no puede seguir afectando a nuestros pueblos ni a sus próximas generaciones", agregó. (DPA / La Jornada)

0 comentarios: