martes, 9 de enero de 2018

20:48:00
BANGKOK, 9 de enero de 2018.- El primer ministro de Tailandia, Prayuth Chan-ocha, esquivó las preguntas de los periodistas el pasado lunes sacando una representación de sí mismo de cartón en tamaño real y diciéndole a los presentes que lo cuestionen en lugar de él.

Prayuth Chan-ocha giró sobre sus talones y se alejó, dejando atrás la maqueta, con miradas desconcertadas y risas incómodas de los periodistas que se encontraban en la Casa de Gobierno.

El primer ministro había hablado brevemente con los medios después de asistir a un evento que promovía el próximo Día del Niño, pero desplegó su táctica de eludir antes de que nadie pudiera preguntarle sobre una serie de asuntos políticos apremiantes. “Si quieren hacer alguna pregunta sobre política o sobre algún conflicto, pregúntele a este hombre”, dijo.

La actitud del ministro tailandés ha sido criticada por el Observatorio de Derechos Humanos (HRW-Human Rights Watch) por considerarlo un nuevo ejemplo de "desprecio" a los medios críticos por parte del general golpista. (RTVE.es)

No es la primera vez que Prayuth, un general que tomó el poder en un golpe sin sangre en 2014, ha dejado perplejos a los medios. En el pasado acarició el oído de un técnico de sonido durante varios minutos durante una conferencia de prensa improvisada, arrojó una cáscara de plátano a los cámaras y amenazó, con tono humorístico, a ejecutar a cualquier periodista que criticara a su gobierno.

Cuando tomó el poder, su gobierno, lleno de líderes militares, disfrutó de un considerable apoyo público para poner fin a un prolongado período de política callejera a menudo violenta. Pero a medida que el gobierno de la junta se ha extendido, las críticas a sus políticas a menudo represivas y la falta de transparencia han crecido sustancialmente.

Prayuth ha prometido elecciones en noviembre, aunque ha hecho promesas similares varias veces anteriormente y luego retrasó la votación. (AP)

0 comentarios: