lunes, 29 de enero de 2018

19:12:00
QUERÉTARO, 29 de enero de 2017.- Una menor de seis años de edad cayó dentro de un pozo abandonado en un terreno baldío, ubicado en la comunidad de Jofre en Santa Rosa Jáuregui.

El incidente ocurrió cerca de las 14:00 horas cuando Rosita se encontraba en compañía de sus papás en un día de campo.

Uno de los familiares señaló, que la menor se encontraba jugando, cuando escuchó a su mamá, indicándole que ya era la hora de comer, y que se acercara a la zona en donde estaban realizando su día de campo.

“La niña corrió, y de repente dejaron de verla, rápidamente sus papás se acercaron y vieron que Rosa había caído dentro de un pozo profundo”, señaló el abuelo.

Otro familiar, dijo que habían intentado rescatar a Rosita, pero no alcanzaban a llegar, ya que es muy profundo el pozo, por lo que se pidió el apoyo al 911, para que la gente especializada, diera el auxilio.

La pequeña fue rescatada tras labores de nueve horas pero murió camino al hospital. (captura YouTube)

En la zona se registró una fuerte movilización policiaca y de cuerpos de emergencias, Protección Civil, Bomberos, paramédicos de la Cruz Roja además de su unidad de rescate libra, el Centro Regulador de Urgencias Médicas (CRUM) e idaly.

En conjunto comenzaron a realizar las labores de rescate y como primer acto, empezaron a tener contacto con la menor, quien en la zona profunda se encontraba de forma fetal, y en momentos la escuchaban llorar y en otros platicaba con los rescatistas, quienes le respondían que estuviera tranquila, ya que pronto iba a salir del pozo.

Fueron horas de rescate, en las que se estuvo trabajando, ya que el pozo medía 50 centímetros de diámetro y 50 metros de profundidad.

Los rescatistas, atados a una línea de vida de los pies, bajaban de cabeza por lo angosto y dentro tenían que hacer giros para poder pasar, lo que ocasionó que el rescate fuera más tardío.

En cada descenso había una esperanza, los familiares ya entrada la noche estaban cubiertos con cobijas dado lo bajo de la temperatura; los rescatistas se apoyaban y los gritos de ¡más cuerda!, La Roja!, ¡despacio!, hacían crecer la tensión, pero se agudizaban los malos presagios cuando al salir un paramédico no aparecía Rosita, que por momentos —decían lloraba y otros, platicaba con los rescatistas en turno.

Los emergencistas no bajaron la guardia y se sumaron cuerpos de rescate del municipio de Corregidora, con quienes siguieron trabajando hasta poder liberar el pequeño cuerpo al filo de las 23:00 horas, tras nueve horas de intenso trabajo. La pequeña perdió la vida en el trayecto al nosocomio. (Zócalo con información de noticiasdequeretaro.com)

0 comentarios: