viernes, 26 de enero de 2018

23:54:00
BASILEA, Suiza, 27 de enero de 2017.- El Museo de Historia Natural de Basilea ha revelado este viernes la identidad de la momia más famosa de Suiza y se trata nada menos que de un antepasado del ministro de Exteriores británico, Boris Johnson.

Los restos mortales de la momia hallada en 1975 en una cripta durante la restauración de la antigua Iglesia de los Descalzos, que hoy alberga el museo, pertenecen a la esposa del cura de la iglesia, Anna Catharina Bischoff. A esa conclusión llegó el Museo de Historia Natural tras un estudio basado en análisis de ADN, documentos históricos y la ayuda de un experto antropólogo.

Los investigadores se toparon con otro curioso descubrimiento: la "dama de la Iglesia de los Descalzos" está emparentada con el ministro británico Boris Johnson.

El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, y la momia de Anna Catharina Bischoff. (Toby Melville / Gregor Brandli / Reuters / Naturhistorsches Museum Basel)

El ministro Johnson se ha mostrado "muy emocionado" y "muy orgulloso" al conocer la noticia, en un mensaje de Twitter en el que hizo un juego de palabras con el término 'mummy', que significa tanto madre como momia. "Una pionera en salud sexual", ha señalado en referencia a que murió de sífilis, que contrajo probablemente al cuidar a enfermos, según constataron los investigadores del museo.

 Bischoff fue mujer del sacerdote y vivió entre 1719 y 1787. Hace dos años se descubrieron documentos históricos en los que aparecía su nombre en relación con tres descubrimientos de momias de hace 100 años. Los investigadores especulaban que la momia hallada era Bischoff.

Para la identificación necesitaban ADN y descendientes. Albert Zink, especialista en el estudio de la famosa momia "Ötzi" -el famoso hombre de hielo del año 3.255 antes de Cristo descubierto en los Alpes de Ötztal en Alemania- ayudó a generar ADN a partir de un diente de la momia.

Aunque sólo dos hijas de los siete hijos de los Bischoff sobrevivieron a la infancia y una de ellos no tuvo descendencia, los investigadores encontraron descendientes, incluso en Basilea. Análisis de saliva confirmaron después la identidad de Bischoff con el 99,8% de seguridad.

La mujer murió de sífilis. "Creemos que se contagió al cuidar a enfermos", ha informado el museo. Como era normal en aquellos tiempos, fue tratada con baños de vapor de mercurio, pero murió. Sin embargo, el mercurio hizo que su cadáver se conservara momificado.(El Mundo / DPA)

0 comentarios: