miércoles, 17 de enero de 2018

21:01:00
Pedro Echeverría V.

1. La batalla que se desató en Chihuahua –encabezada por el gobernador Javier Corral- si recibiera el apoyo del país, podría acabar con el gobierno de Peña Nieto y con el PRI. Para mí lo más importante para acabar con ese gobierno, es el asunto de la “triangulación” de miles de millones de pesos hecho por el gobierno de Peña Nieto, usando directamente la secretaría de Hacienda, para repartirlos entre los candidatos del PRI para alcanzar gubernaturas, senadurías y diputaciones. Los 800 millones y todo el chismorreo a su alrededor, es secundario; el asunto importante es que el pueblo vea concretamente que las elecciones siempre han sido un engaño, una mentira que enseña que durante cien años nos han engañado con elecciones que jamás han sido limpias.

2. Pero, aunque he apoyado todas las luchas de diferentes trabajadores y distintos estados –que han sido centenares- hoy si pudiera también iría a acompañar la caminata aunque fuera por tramos; pero se me presentan algunas dudas, entre ellas tres: a) Que en todas las batallas contra el gobierno –aunque duela reconocerlo- hemos sido derrotados y por tanto hay que cambiar de estrategia;  b) Que durante 100 años los gobiernos aprendieron a comprar o reprimir al pueblo y sus dirigentes, y c) Aunque siempre he apoyado a Javier Corral sobre todo en su lucha contra Televisa, e combatido al PAN porque siempre negocia con el PRI, tal como el Pacto por México, Fobaproa, la toma de posesión de Salinas, etcétera, etcétera. Antes que Corral llegara a la gubernatura por el PAN pensé que sería el único de ese partido que se pasaría a la izquierda.

3. En México se reitera a diario entre el pueblo, desde hace muchas décadas–y supongo que en toda América- que si se llevara a la cárcel a todos los políticos y empresarios ladrones y explotadores  en cada país, no alcanzarían las cárceles para encerrarlos. En México más de 150 cárceles están llenas de gente pobre, de miserables y desempleados, que por robarse un pan, una cartera o un reloj, se pasan años en las prisiones particularmente porque no tienen papeles, abogados para defenderse o dinero para pagar una fianza. Por ello decimos que la justicia en México no existe o está de cabeza: si se roban 500 pesos para comer te vas a la cárcel, pero si se roban 500 millones te conviertes en una personalidad y hasta te premian.

4. Hoy o mañana se iniciará una masiva marcha de protesta desde el estado de Chihuahua hasta la ciudad de México encabezada por el gobernador del estado fronterizo Corral que con ello confronta al gobierno de Peña Nieto, a la secretaría de Hacienda, al PRI como partido de gobierno y al sistema electoral mexicano. Me recuerdan muchas marchas de a pie: de 466 kilómetros de Oaxaca/DF varias encabezadas por maestros de la CNTE; la de 400 kilómetros de San Luis Potosí del doctor Nava; la de 700 kilómetros de López Obrador desde Villahermosa; la que realizamos de 65 kilómetros Cuernavaca México de Javier Sicilia y ésta que se realizará de Chihuahua al DF de 1400 kilómetros. Cada una de esas marchas sumaron experiencias, pero…

5. Cada una de las marchas –incluyendo varias decenas de ellas que se han hecho con ayuda de vehículos automotores- de protesta y repudio al diferentes gobiernos, ha tenido diferentes demandas y se ha realizado como posiciones extremas ante la cerrazón gubernamental.  Yo, por ignorar las marchas campesinas de los “Cien Pueblos” siempre encabezadas por  César del Ángel; las de la CNPA (Coordinadora Nacional Plan de Ayala) y demás organizaciones de oposición, no doy cifras. Pero las marchas largas –como la que encabezó Mao-Tsetung en China en 1934/35 al interior del país, fue determinante para el triunfo de la Revolución en 1949 porque durante esa travesía se establecieron ideas, análisis para el nuevo poder campesino en ese enorme país.

6. Esa marcha de Chihuahua a la CDMX sería la más larga de los años recientes. Debe publicarse la programación de sus distancias y tiempos para acompañarla por tramos. Se supone que cada día se podrían recorrer 30 kilómetros lo que haría un largo proceso. Quizá sería una gigantesca pérdida de energía y tiempo, por lo que había que pensar en vehículos, médicos y un enorme apoyo del pueblo. Lo que más recuerdo es la Marcha por la Tierra (Chiapas/CDMX) que fuimos auxiliados por unos treinta autobuses, muchas camionetas y automóviles que no llevó más de 10 días; así como las otras dos que realizamos a Ciudad Juárez y Luego a la frontera con Guatemala, ambas encabezadas por Sicilia. ¡Salud Compañeros! (17/I/18)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

0 comentarios: