domingo, 21 de enero de 2018

14:22:00
1
MÉRIDA, Yucatán, 21 de enero.- Como ya sabe todo Mérida, esta madrugada fue detenido en un alcoholímetro y trasladado a los separos, pues superaba el límite legal de alcohol, el precandidato a alcalde de Mérida por el PAN, Renán Barrera Concha. En una entrevista a Por Esto! en la escena, se le nota a todas luces bajo los efectos de los elíxires del dios Baco.


Ésta es una oportunidad para que el partido designe a Cecilia Patrón Laviada como su candidata a la alcaldía, pues ella es una madre de familia, tiene una trayectoria limpia y de muchos años en el servicio público y, muy relevante, nunca ha sido detenida por conducir bajo los efectos del alcohol. Es, indiscutiblemente según nuestras fuentes, quien debió ser designada desde el principio.

Varios panistas vieron con malos ojos la designación, para muchos imposición, de Barrera Concha como precandidato -candidato de facto- a alcalde, pues cuando fue munícipe no se acordó de quienes lo ayudaron a llegar y no era el perfil más fuerte, comentan varias fuentes.

Es reprobable el hecho de que el ex primer edil condujera bajo los efectos del alcohol, pues puso en peligro a gente inocente, aparte de a sí mismo, de manera temeraria y violando no sólo las leyes, sino las normas morales (porque la moral no es sólo un árbol que da moras) que imperan en nuestra sociedad. Por suerte la noticia fue que Renán Barrera fue detenido en el alcoholímetro, no que atropelló y mató, dejando sus tripas, sangre y miembros en el pavimento, a tres niños, una ancianita, un trabajador humilde de la tercera edad en su triciclo, un grupo de jóvenes estudiantes, etc. o bien que causó una carambola con decenas de heridos.

En todo caso, la noticia le costará votos al PAN.

Muchos comentaristas en Facebook y Twitter han salido a decir que todos somos humanos y cometemos errores. Comentaristas que han tenido la suerte de no ser atropellados o chocados por un guiador bajo los efectos del alcohol. De no perder un ser querido por la irresponsabilidad de un tercero que se pone tras el volante bajo los efectos del alcohol.

Renán Barrera aspira -o aspiraba- a un cargo de elección popular y como tal debería ser sometido a un estándar  moral incluso superior al que nosotros mismos nos sometemos. Sus actos, incluso en su vida privada y tiempo libre, deben ser ejemplo y no contra ejemplo. Su conducta debe ser intachable.

Haría bien Renán Barrera en declinar a la candidatura a la alcaldía por el bien de su partido y el PAN en nombrar a un mejor perfil para dicho cargo, pues con esta detención el aspirante quedó manchado tal como Raúl Paz Alonzo en 2014 con el videoescándalo de Puerto Vallarta. (José Repetto)

1 comentarios:

hitsurahi dijo...

Nomms XD que amarillista suenas y te aseguro que perderan lectores si escriben asi de culero XDDDDDDDDDDD obvio a nadie le gusta un puto borracho pero no seas pendejo poniendo tantas estupideces y no confundas a tus lectores, PENDEJO.