sábado, 4 de noviembre de 2017

14:45:00
Pedro Echeverría V.

1. Me siento un digno miembro de la CNTE desde que la fundamos en 1979, sobre todo desde que ayudamos a los maestros a luchar en 1989 para acabar con el funesto liderazgo de Jonguitud Barrios. Desafortunadamente –como ha sucedido con toditas las luchas en México- la burguesía nos impuso con su política a la líder charra Esther Gordillo. Desde entonces no hemos dejado de estar año tras año en las calles luchando contra los gobiernos y la clase dominante. Si hoy no hay luchas de masas como la CNTE –que pudiera poner en jaque a la burguesía opresora- pues tendremos que hacer caso a lo electoral, aunque las perspectivas de lograr cambios verdaderos sean extremadamente lejanas. Por ello me interesa López Obrador, así como Fernández Noroña, Laida Sansores y Manuel Bartlett en las cámaras como legisladores.

2. Estoy absolutamente de acuerdo con Héctor Palacio: “Pocos personajes dentro de la izquierda electoral mexicana merecerían estar en una tribuna ya sea de senador, diputado o, de perdida, de asambleísta en la Ciudad de México, como Gerardo Fernández Noroña. Sus intervenciones serían no sólo frecuentes, informadas, elocuentes y combativas, sobre todo, tendrían la cualidad de saber hacer frente a las simulaciones del gobierno, de los partidos y de los burócratas, a sus mentiras e hipocresías. Denunciaría con pruebas la ineficacia y la corrupción, tal como quedó demostrado cuando fue diputado federal a partir de 2009. Qué falta ha hecho su presencia en el senado durante el presente sexenio para representar a la verdadera oposición, habría hecho un gran binomio con Laida Sansores”.

3. La sección 22 de la CNTE de Oaxaca me enseñó que en cada 3 o 4 años de cambio del Comité Ejecutivo éste debe retirarse íntegramente (para siempre y regresar a sus escuelas) y los que lleguen como directivos del comité deben ser totalmente nuevos. Se evita con esto la formación der camarillas, pero también de líderes políticos. Puede ser muy positivo, pero ¿dónde quedan las experiencias de los más radicales, inteligentes y honestos  luchadores sociales?  A Líderes o legisladores del PRI, PAN, o PRD no los quiero ver ni en pintura, pero hay algunos líderes de centro izquierda que con sus acciones, sus discursos y su letras, ayudan indudablemente al despertar de la conciencia. En la historia de las cámaras legislativas nunca hubo un Noroña con 150 discursos, una Laida Sansores con 150 discursos y un Bartlett con unos 100.

4. Y no se trata de cualquier discurso “florido, bello e interesante”; se trata de discursos donde se analizan los problemas generales y concretos del país; confrontan,  destrozan y merecidamente se les menta la madre al presidente y demás funcionarios ladrones y asesinos. Frente a las intervenciones de los legisladores  Noroña y Laida Sansores, el presidente y sus secretarios sólo han deseado desaparecer, que el orador caiga muerto o por lo menos se quede sin voz.  Pienso: ¿Cuántos millones de pesos estará dispuesto a pagar, a repartir del gobierno,  para que Noroña, Laida, no lleguen a la senaduría y la diputación?  A Noroña y a Laida se les puede encontrar en You Tube. Noroña pretendió organizar un grupo libertario, luego una candidatura independiente y ha querido la cobija de AMLO. Debe decirle:  ¡No te preocupes Gerardo, un día ajustaremos cuentas con la canalla!

5. Recuerdo que el papá de los líderes espurios, Fidel Velázquez, dijo alguna vez refiriéndose a la política mexicana, que “quien se mueve no sale en la foto”. Fue una frase interesante para los disciplinados y lame sexos. Pero eso para Gerardo y Laida no funciona porque su conciencia no es superficial sino profunda.  Espero que Laida asuma la gubernatura de Campeche y ponga a ese estado a pensar o, más bien, de pie. Sería muy importante en el estado que se ha considerado de los más atrasados ideológicamente del país. Si Laida sigue pensando de acuerdo a sus discursos en la senaduría, sería una revolución. El caso Noroña parece más difícil porque desplaza a muchos mediocres que tienen esperanzas en futuros liderazgos que no quieren competencia. Si no hay movimiento social importante, sigo apoyando la honestidad de López Obrador, aunque pienso en su contexto social que combatiré en todas sus fallas.

6. Coño escribir apoyando a Noroña y Laida, también a Bartlett, parece un oportunismo o desorientación. La bronca es que ante lo único que hay, el escribidor no puede dejar de pronunciarse. Soy antielectoral y la prueba es que nunca he votado desde 1958; pero en las luchas sociales siempre hay que empujar o apoyar donde se vislumbren algunas posibilidades de cambio. Es a toda madre mantenerse al margen, pero en mi carácter e ideología eso no cabe, es imposible. Hay que luchar donde uno se encuentre, en su país o en otro, porque la explotación y opresión capitalista se encuentra igual en todo el mundo. Espero que los novísimos, que pueden ser analfabético políticos no sustituyan a quienes han luchado honestamente toda su vida y han confrontado al estado capitalista. Noroña y Laida en el sistema electoral parlamentario, son indispensables, por lo menos en los próximos años. (4/XI/17)

0 comentarios: