sábado, 11 de noviembre de 2017

14:17:00
MÉRIDA, Yucatán, 11 de noviembre.- A continuación se reproduce de manera íntegra el discurso pronunciado por el presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Carlos Sobrino Argáez, durante la sesión extraordinaria del Consejo Político Estatal, celebrada este día en conocido local de eventos:

Compañeras de partido, compañeros de proyecto,

Mujeres y hombres priistas de Yucatán,

Ciudadanas y ciudadanos de este estado que marcha bien, que avanza con rumbo, que quiere seguir creciendo.

Este es un día fundamental, un día que debe dejarnos claro -muy claro- por qué y para qué existen los partidos políticos, por qué y para qué existe el PRI.

Los partidos políticos como el nuestro -los verdaderos partidos políticos - existen para construir decisiones y para alcanzar resultados.

Para alcanzar resultados como el tener -bajo el liderazgo de Rolando Zapata- el que es -sin duda alguna- el mejor gobierno estatal de México y de Latinoamérica.

Un resultado contundente, reconocido por organismos internacionales y que tiene el sello de este PRI, del PRI de Yucatán.

Y claro, los buenos resultados se consiguen con base en buenas decisiones, decisiones maduras, decisiones serenas y decisiones serias.

Decisiones como las que juntos acabamos de tomar hace unos minutos, al definir el método por el que elegiremos a nuestro candidato a la gubernatura, nuestros candidatos a diputados y diputadas locales, y nuestros abanderados y abanderadas a las alcaldías de este gran estado, de este Yucatán que reclama seguir avanzado y seguir por un camino de logros probados.

Y el PRI de Yucatán sabe decidir -y sabe decidir muy bien- porque con Rolando Zapata Bello hemos aprendido -a fondo- que, así como los buenos resultados nacen de las buenas decisiones, las buenas decisiones surgen del diálogo franco.

Sí, señores, no se nos olvide -ni hoy ni nunca- que Rolando Zapata ha hecho del diálogo, del compromiso del diálogo, una de las columnas de la nueva ideología del PRI yucateco.

Esa, la clave del diálogo, es una de las claves por las que Yucatán confía en Rolando Zapata y por las que el PRI confía en su liderazgo.

El diálogo trae inclusión, el diálogo trae respeto y oportunidad de que todos se sientan tomados en cuenta. Por eso con diálogo y reflexión escogeremos a nuestros candidatos y candidatas.

Porque el diálogo asegura que seamos escuchados y seamos parte de un proyecto en el que hay y habrá espacios, oportunidades y responsabilidades para todos.

Ese PRI de diálogo e inclusión, es el PRI que he tenido el honor de encabezar y hacer llegar a cada espacio de nuestro territorio y de nuestra estructura.

Porque con diálogo, territorio y estructura, el PRI va a obtener las victorias que sí importan y que Yucatán necesita.

Las vamos a obtener caminando hombro con hombro y cerrando filas, aquí y ahora.

Cerrando filas también con el esfuerzo que a nivel nacional encabezará nuestro candidato presidencial -cuando llegue su momento- y cuando se muestre de manera contundente el verdadero valor transformador de la presidencia y gestión de Enrique Peña Nieto.

Y hay que caminar hombro con hombro y con la unidad de los que saben que son miembros fraternos de un mismo proyecto.

Por eso, desde ahora hay que entender que ningún aspirante le ganará al otro, que nadie se alzará con la victoria interna, que nadie -absolutamente nadie- será derrotado en el espacio de aspirar a una candidatura, eso NO pasará porque los priistas no somos ni seremos rivales de otro priista.

Nadie en el proceso interno será el vencedor y mucho menos alguien será el vencido.

No, lo que habrá será candidatas y candidatos que reciban el peso, la responsabilidad y el honor de ser candidatos.

No habrá victorias en el proceso interno, sino asignación madura y muy seria de responsabilidades.

Y precisamente por eso, la primera responsabilidad de cada mujer y hombre priista que reciba el peso de una candidatura, será sumar a quienes hicieron posible que ellos reciban esa candidatura.

Lo primero que deberá hacer quien reciba el peso y obligación histórica de una nominación en un municipio, un distrito o la propia gubernatura, será buscar el respaldo de quienes pueden ayudarlos a cumplirla.

Que eso quede claramente definido desde hoy.

Como presidente del PRI en Yucatán, me importa mucho -muchísimo- dejar muy claro que los priistas NO nos dedicamos a vencer o derrotar priistas, los priistas sabemos hacer equipos y sabemos que las únicas victorias que valen y que cuentan son las que aseguran el rumbo del estado y hacen que todos -sí TODOS, JUNTOS- avancemos.

Así ocurre en los grandes equipos ganadores, equipos en los que cada quien sabe jugar su posición y entender sus deberes y sus espacios, y los juega con alegría, emoción y compromiso.

Ningún delantero en un equipo de fútbol quiere vencer a su propia defensa o su propio portero; y en el béisbol ningún jardinero quiere vencer a su pitcher, y -cuando llega el momento- todos dan lo mejor de sí y todos celebran unidos las victorias de su equipo.

Así, en el PRI ningún candidato aspirará a vencer a sus militantes, y ningún militante puede -en buena lid- desear vencer a su abanderado. En el PRI somos mucho, pero mucho más grandes que eso.

Aquí, la victoria será una responsabilidad y una posibilidad para todos. Y de una vez se los digo, aquí en el PRI tenemos a los mejores jugadores y jugadoras, aquí nos sobran cuadros -buenos cuadros- para escoger y para ganar.  

Y nos sobran buenos yucatecos y yucatecas, porque en el PRI somos de esa política incluyente y generosa que le cumplirá en sus legales y legítimos espacios a las mujeres y a los jóvenes.

Porque cada vez que una mujer o un joven asumen una responsabilidad en nuestro partido, el partido crece, se hace más fuerte y se prepara para construir un mejor futuro.

Y pensando en el futuro, estando cerca de decisiones y momentos históricos, yo los invito a levantar la vista, a levantar sus aspiraciones y estar a la altura de las circunstancias.

Es mucho lo que está en juego y no es tiempo de pensar en uno, sino de pensar en todos, es tiempo de pensar con espíritu de equipo.

Es tiempo de cosechar lo sembrado y preparar la siembra que viene.

Estamos en el momento crucial para que los resultados concretos y las decisiones correctas, nos lleven a victorias contundentes.

El partido confía en ustedes, el Gobernador confía en todos nosotros y Yucatán necesita en cada municipio, en cada distrito y todo su territorio, la tranquilidad de una política de resultados, decisiones y diálogo que asegure que Yucatán siga bien, que Yucatán siga con buenos resultados y que en Yucatán conquistemos el ideal del bienestar.

¡Adelante, sigamos construyendo las victorias que cuentan, la victoria del PRI y la victoria por Yucatán!

0 comentarios: