sábado, 14 de octubre de 2017

18:03:00
Pedro Echeverría V.

1. El articulista Galván Ochoa, de La Jornada, nos trae el resultado de una encuesta que realizó. Dice: “Enviamos la pregunta a los usuarios de Twitter y Facebook, así como a los de El Foro México. Participaron 11 mil 422 personas, de las cuales 582 corresponden a El Foro, mil 27 a Facebook y 9 mil 813 a Twitter. Siempre estuvo a la vista de los participantes el desarrollo del sondeo y el correcto conteo de sus opiniones”. Otras 100 encuestadoras trabajan en el mismo sentido y casi siempre publican en los medios de información resultados muchos coincidentes. Me pregunto: ¿Serán las pobres mentes de los encuestados fácilmente manipulables o son los encuestadores y los medios de información quienes por sus intereses nos engañan?

2. Yo confío mucho en el articulista Galván, aunque casi nada en las otras 100 encuestadoras por aquello de que cada partido o grupo de interés paga las encuestas porque son muy efectivas en la manipulación de las mentes y los votos de los mexicanos. Hoy el articulista Galván publica que J. Antonio Meade superó a Osorio Chong  y seguramente si la próxima semana  se propaga a Aurelio Nuño y al final a Luis Videgaray, entonces el resultado de las encuestas girará a favor de quien ha sido impulsado y repetido en los medios de información. Precisamente por ello he escrito varias veces que fuera de los “votos duros” de los militantes de cada partido, un 50 por ciento de electores vota al vender su voto,  por quien más regalos, promesas y propaganda hizo.

3. Pienso que en la mente humana queda gravada desde niño una serie de aprendizajes muy concretos que sirven para vivir: comer, dormir, caminar, hablar, reproducirse; pero hay ideas no tan concretas como son reflexionar, crear, cuestionar, analizar, criticar, inventar, que no son muy fáciles –o más bien difíciles- de asimilar porque no son una práctica cotidiana. Resulta mucho más fácil imitar, aplaudir, repetir, seguir mandatos. Sin embargo, sigo desconfiando mucho más  de los enormes negocios de las encuestadoras que de las mentes manejables de los votantes. Pienso que aunque un alto porcentaje de la población se niegue a pensar “para no complicarse más la vida”, es mucha más poderosa la maquinaria de propagante que manipula las mentes.

4. No puede olvidarse junio/julio de 2006 cuando se informó en las encuestas y los medios que López Obrador -que durante un año superaba por muchos puntos a su más cercano seguidor- en menos de un mes fue colocado en segundo lugar por las encuestas y los medios de información por órdenes superiores.  Cada diez minutos en los medios se repetía la caída de AMLO y se ponía a Calderón arriba. Fue la gran maniobra para que en unos días se anuncie el triunfo de Calderón, se niegue el recuento de sufragios y luego en el legislativo se apruebe la quema de los votos. En México nunca se sabe realmente por quien sufraga la población y porqué, si la población tiene alguna conciencia al votar o de plano es absolutamente manipulada por encuestas y medios.

5. He tenido la convicción desde hace décadas que los votos de los electores sólo sirven para legalizar, legitimar, confirmar, lo que los grandes empresarios y las fuerzas políticas determinan por meses o un año de anticipación de acuerdo a sus intereses. Luego mediante acuerdos entre partidos y medios de información  van encerrando a los electores para inducirlos a votar. Luego hasta algunos dicen que a nadie obedecieron, nadie los obligó, nadie les dijo por quién votar porque son muy independientes.  Me pregunto: ¿Llegarán hasta ese grado de no darse cuenta, de no entender que durante meses fueron guiados, inducidos, acomodados, a hacer lo que un año antes habían acordado los empresarios, incluso los yanquis?

6. Pienso que López Obrador ha presionado con un trabajo político exagerado y que está en condiciones de ser aceptado por la clase dominante en economía y política, pero si estos poderosos dicen que no, haga lo que haga no pasará. O sería interesante preguntarse: ¿Cuántos mandatario del PRI y el PAN ha llegado a la Presidencia  sin la aprobación de los que siguen dominando en México? Estoy pensando en lo que pasará en Cataluña después de que el 90 por ciento del pueblo se pronunció. Algunas veces pienso  como Campoamor: «En este mundo traidor / nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que se mira»; o, muchas veces, como Nietzsche: “No existen verdades en los hechos, todas son interpretaciones”. (14/X/17)

0 comentarios: