jueves, 26 de octubre de 2017

19:50:00
Pedro Echeverría V.

1. Yucatán no es un estado importante en número de pobladores, en producción económica o en participación política. La dirección política del país está en la CDMX, Estado de México, Veracruz, Jalisco, Puebla, Nuevo León, Oaxaca. En esos estados y ciudades se unen la política, la economía, el turismo. Yucatán fue muy importante durante el Porfiriato (1876-1911) porque la producción y venta del henequén convirtió al estado en primer exportador. Desafortunadamente la riqueza quedó en manos de 50 familias de hacendados que explotaban el trabajo de 50 mil acasillados y otros campesinos.

2. Muy triste e indignante situación: haber sido un estado muy rico, con una capital (Mérida) con grandes mansiones estilo francés, de hacendados al borde de un paseo de Montejo, semejante al paseo de Reforma y a los Campos Elíseos de París, mientras un pueblo encerrado en las haciendas vivía de las “tiendas de raya” donde terminaban de despojarlo de algo que le quedaba. Un rico hacendado de aquellos tiempos llegó a decir que” Yucatán se había salvado para siempre porque era el estado más rico de la República”. Se cayó el mercado, cayó la producción de henequén y vino la revolución que cambió todo.

3. Aquellos riquísimos hacendados tendrían hoy 150 años; están muertos, pero antes siguieron haciendo negocios invirtiendo sus capitales en las cordelerías que fueron unas 70 empresas que transformaban la fibra del henequén en cordeles, hilos, costales, que funcionaron unos 50 años más (de los años 30 a los 80). Al tronar la producción henequenera y cordelera al iniciarse los ochenta, los trabajadores tomaron el camino por trabajo de Cancún, de migrantes a EEUU o reconcentrase en Mérida, la capital. La burguesía y los gobiernos instrumentaron sus programas hacia el turismo y el gran comercio

4. Hoy, con razón, a la población y a los electores les importa un bledo, un carajo, partidos y candidatos, pero suelen estar atentos para recibir algún regalo de los políticos que los visitan en tiempos electorales. Está tan jodido y miserable el electorado, que hace cola, espera turno, incluso arrebata lo que arrojan los políticos para lograr votos. Anotan: ya vino el PRI, falta el PAN y el PRD porque los demás partidos no dan nada. ¿Qué por quien voy a votar?, pues –dado que todos los partidos y políticos son iguales al prometer lo mismo- diré que por el que me dé más. Yo no oigo ni entiendo lo que dicen y aplaudo cuando lo demás lo hacen.

5. Hay tres fuerzas que por el PRI pelean la gubernatura de Yucatán y la alcaldía de Mérida: la que empuja el gobernador Zapata y posiblemente la exgobernadora Ortega; la segunda es la que apoya el presidente Peña Nieto y la tercera es apoyada por Gamboa Patrón, el poder tras todos los tronos: los del gobernador son Mauricio Sahuí del sector social y el profesor Caballero de las SEP; el apoyado por Peña Nieto es Jorge Carlos Ramírez y el totalmente impulsado por su papá Patrón Gamboa, es el hijito hoy diputado. La alcaldía de Mérida es controlada por el PAN desde 1988 y lo más seguro es que sea negociada. Se ha visto que Ramírez –con mucho tiempo de campaña- lleva una delantera muy grande… pero

6. Este asunto de la política, las haciendas y el henequén, los ferrocarriles y la educación en Yucatán, lo he trabajado mucho, aunque me haya ausentado dos décadas y más del estado. En 2005 publiqué un libro: Prensa y poder en el neoliberalismo 1982-2001 (que fue mi tesis) en el que analicé a los gobiernos yucatecos en su relación con los medios de información. No se difundió ni propagó y apenas se distribuyeron 500 ejemplares. Este libro fue continuación –como dijo un presentador- de otro libro texto que publiqué en 1985: La política en Yucatán en el siglo XX que construí como libro siendo profesor invitado de la facultad de Antropología.

7. La realidad es que no tengo ninguna inclinación o interés por algún candidato. López Obrador y Morena han realizado un esforzado trabajo en Yucatán; pero a pesar que la presidente municipal de Valladolid sería un magnífica candidata, Morena no parece tener fuerzas para presentar una buena competencia; sin embargo con un trabajo intensivo de 14 horas diarias de 15 jóvenes de espíritu con dos fuertes vehículos con equipados por buen sonido, miles de volantes, comida, aguas y lugares de descanso, podrían poner a aprietos al PRI, PAN, PRD que cuentan con mucho dinero. Estos jóvenes, acompañados por dos entrenados redactores y correctores de discursos, no recorrerían pequeñas poblaciones y rancherías, pero sí los 106 municipios. (26/X/17)

0 comentarios: