martes, 31 de octubre de 2017

15:33:00
MÉRIDA, Yucatán, 31 de octubre.- Por toda una vida dedicada a consolidar a la Secundaria Estatal número 5 “Doctor Eduardo Urzaiz Rodríguez” como una de las mejores de la entidad gracias a su alto nivel educativo  y una reconocida labor magisterial, el nombre del maestro Álvaro Osorno Manzanero quedará plasmado en el Aula Magna del plantel del que fuera director desde 1976.


En el marco de una emotiva ceremonia, el titular de la Secretaría de Educación del Estado (Segey), Víctor Caballero Durán, mencionó que esta escuela es un ejemplo de cómo una comunidad organizada puede hacer grandes cosas, la cual sumada a la dedicación y compromiso de un gran líder, que en enero recibiría su medalla por 50 años de servicio, se obtienen los mejores resultados.

“La aportación del maestro Álvaro no solamente  es lo físico, es la trascendencia que durante muchísimas generaciones le ha brindado a Yucatán y todos debemos  seguir ese ejemplo de trabajo, dedicación, convicción y de cómo hacer las cosas bien, como nos gusta a los yucatecos. Su liderazgo constituye para todos nosotros una referencia y un modelo de cómo se debe trabajar”, aseguró.

Durante los 41 años en los que ejerció el cargo de director, se preocupó y ocupó por el desarrollo personal y académico de los alumnos y maestros. Desde su fallecimiento en septiembre de este año dejó un gran vacío en la comunidad escolar.

Bajo su liderazgo se construyeron 23 aulas, para que los 18 grupos sean distribuidos en 36 salones. Esto permitió que cada turno tuviera un espacio propio y así se pudo adaptar el turno vespertino de 11:30 horas a 17:40, a fin de proteger a los alumnos de los asaltos y robos que en ese entonces ocurrían, brindándoles seguridad a éstos y tranquilidad a los padres de familia.

De igual manera, se le atribuye la edificación de siete talleres equipados, un laboratorio polifuncional, tres canchas deportivas, la plaza cívica, el estacionamiento techado de los maestros, un teatro con capacidad para mil personas, un auditorio para 150 personas y el Aula Magna que hoy lleva su nombre.

Aunque físicamente no está, nos dejó mucho que aprender de él. Es una persona que se ganó el respeto, cariño y agradecimiento de todos los que lo conocieron. Con su liderazgo, la participación de la comunidad escolar y apoyo de las autoridades se han logrado tantas cosas para el beneficio de los estudiantes. Todo lo que ven es el resultado de un gran trabajo en equipo, expresó la presidenta de la Sociedad de Padres de Familia, Rita Buenfil Segovia.

A lo largo de su vida se desempeñó como presidente del Círculo Estudiantil de la mencionada secundaria y de la Sociedad Periodística Estudiantil Yucateca en 1965, así como oficial Mayor de la sección 57 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de 1975 a 1978, y presidente Fundador de la Asociación de Directores y Subdirectores de Escuelas Secundarias en 1989. (Boletín)

0 comentarios: