domingo, 22 de octubre de 2017

12:22:00
Pedro Echeverría V.

1. Lázaro Cárdenas, que fue presidente de la República de 1934 a 1940, aunque tardíamente, radicalizó la Revolución burguesa mexicana, es decir puso en práctica muchas tareas pendientes de esa revolución cuya misión era enterrar el feudalismo. Los gobiernos de Carranza, Obregón, Calles y del Maximato realizaron algunas reformas, pero fue Cárdenas quien expropió el petróleo, hizo una reforma agraria, fundó la CTM, quiso crear un modelo educativo y abrió las puertas al exilio español.

2. Todo ello lo hizo Cárdenas bajo la bandera de un partido oficial progresista que nunca abandonó. Luego ese mismo partido fue caminando aceleradamente hacia la derecha obligando al hijo de Lázaro (Cuauhtémoc) a abandonarlo en 1986 y a acercarse a la izquierda, sobre todo, a la socialdemocracia. Ya desde 1960, a raíz de la revolución cubana y del Movimiento de Liberación Nacional (MLN) Lázaro había sido rodeado por la socialdemocracia haciendo que su hijo se familiarice con ella.

3. La realidad es que Cuauhtémoc, Muñoz Ledo, pudieron continuar en el PRI porque gozaban de mucha presencia; pero el presidente De la Madrid (1982-88), Salinas y su equipo, entraron en una ruta totalmente derechista y empresarial devolviendo bancos y empresas que el presidente López Portillo (1976-82) “expropió”. La segura designación a una candidatura de Salinas provocó la salida del PRI de Cuauhtémoc así como mucha cercanía con la izquierda. Así surgió en México el nuevo cardenismo que pudo haber ganado la Presidencia y, ante el fraude electoral, formó el PRD.

4. Desde que se fundó el PRD en 1989 por Cárdenas, Muñoz Ledo, Ifigenia, puede demostrarse que era un partido electoralista, socialdemócrata, que –aunque tuviera muchas simpatías por la izquierda- nunca lo fue. Alguna vez se le forzó al PRD en un congreso de Oaxtepec a declararse de “izquierda”, pero después todos renegaron o lo olvidaron. Por ello cuando hoy declara Cárdenas que el PRD no es de izquierda, que es de centro o de derecha, tiene razón. Pero, ¿qué es la izquierda y quienes se han identificado con ella?

5. Más allá de lo histórico, lo importante es diferenciarla de la derecha. Marx escribió algo así: la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases entre un minoría explotadora y opresora contra un gran mayoría de explotados y oprimidos; eso llevará a una revolución social que conquiste la igualdad. Ante ello se definió como ideología de derecha a la que representa a explotadores y opresores y a la izquierda a quienes luchan y batallan contra la explotación y opresión. El Centro fue el oportunismo que se decía neutral pero era parte de la derecha.

6. Pero dado que muchos (pueden) o se cubren con el manto de la honestidad de izquierda, con la identidad con las luchas sociales, sobre todo con la clase oprimida, entonces muchas luchas se desvirtúan, se desvían o se traicionan. De allí viene la división, las críticas, las desconfianzas. Cualquier político puede presentarse con un discurso de izquierda y de lucha de clases; sin embargo para ser de izquierda deben pasar muchos años; cinco, 10, 15, trabajando de manera permanente en el movimiento real de la lucha de clases.

7. Los izquierdistas suelen ser bautizados como utópicos al plantear que hay que “hacer posible lo imposible”. Luchan por que la gente se organice frente a una sociedad, ideología y medios de información que los divide. Acuden a varias estrategias pero sin perder los objetivos de luchar por la transformación social radical. La lucha por la honestidad y la igualdad los unifica; pero la represión, la falta de conciencia y las traiciones los divide. En México nunca han participado en procesos electorales, pero durante décadas no lo han dejado de participar en las luchas sociales.

8. Dado que no es un problema de jefes de partido sino de luchas sociales, cualquier izquierdista para ser aprobado tiene que ser aceptado por su práctica y por las opiniones políticas. Además pertenecer a la izquierda –en un régimen capitalista, autoritario y represivo- no es ningún privilegio sino un compromiso social en la acción y en pensamiento. Por ello la socialdemocracia electoral no es de izquierda porque busca cargos, grandes ingresos y demás privilegios. Pero también pueden existir socialdemócratas honestos. (22/X/17)

0 comentarios: