viernes, 13 de octubre de 2017

16:59:00
Pedro Echeverría V.

1. El presidente Trump –que recibió en dos o tres ocasiones al presidente de Canadá y no al mandatario mexicano Peña Nieto para negociar el Tratado de Libre Comercio (TLC)- no ha dejado de externar su disgusto y sus quejas  al decir que “México ha hecho durante muchos años muy buenos negocios con el TLC, ha ganado mucho dinero en perjuicio de los EEUU, porque por los miserables salarios que le paga a sus trabajadores atrae inversiones de empresas que ganan y acumulan mucho capital”. Sin embargo, lo que preguntan muchos mexicanos:  ¿Dónde han quedado esas ganancias multimillonarias que México ha obtenido desde que en 1994 se puso en funcionamiento el TLC, dado que México nunca ha podido salir de su miseria? 

2. Coincidió el más voraz enriquecimiento de los poderosos empresarios mexicanos con la aparición pública de las famosas listas de multimillonarios de Forbes. Desde que aparecen hemos visto a por lo menos 20 magnates de México, encabezados siempre por Carlos Slim, el hombre dueño de Telmex, seguido por los dueños de Televisa, TV Azteca, el dueño de centros mineros y compañías de seguros. Mientras hubo ese registro, a partir de la firma del TLC, cerraron cientos de miles de micros, pequeñas y medianas empresas (despidiendo a millones de trabajadores) porque no pudieron competir con EEUU y Canadá. ¿Por qué dice Trump que en el TLC México ganó cuando creció el desempleo, la migración y la llamada delincuencia de abajo?

3. Más de medio centenar de empresarios –los únicos interesados- han estado en las antesalas de las reuniones del TLC en los tres países presionando, aconsejando y obligando a los representantes del gobierno de México a adoptar una u otra posición. El pueblo –ese pueblo de salarios miserables- no está representado en esa reunión en la que gobierno y empresarios deciden acerca de las propuestas.  Por ello, ¿Qué le importa al pueblo si sigue o se suspende el TLC? Nosotros desde la izquierda, nos opusimos desde 1993 a ese TLC porque sólo beneficiaría a los países con más índices de desarrollo capitalista y México era y es el más atrasado de los tres. Por eso hoy nos sorprende y creemos que nos engaña Trump al decir que México ha ganado más. ¿En dónde?

4. La política de Trump ha sido siempre la de amenazar y presionar hasta el extremo. Espero que jamás cumpla con las amenazas contra Corea del Norte, Venezuela, Irán y otros países. Sé que es iluso pensar así porque los petroleros, fabricantes de armas, guerreristas de EEUU no pueden vivir sin amenazar, bombardear e invadir países; pero además sé que no es una enfermedad mental yanqui, sino una necesidad económica y política de conquista y dominación del mundo; así, invadiendo y asesinando, los EEUU se convirtieron en los más poderosos del universo en el último siglo y medio.  Por ello, tras el rompimiento del TLC Trump busca exprimir a México en mejores condiciones de dominación. Trump tiene muchos consejeros que le quitan su ignorancia.

5. También los gobiernos mexicanos están rodeados con cientos de consejeros que saben, pero los gobiernos son cobardes, miedosos; tienen terror de enfrentarse en negociaciones con EEUU porque éste les impone reglas en las que siempre gana. Por ello me extraña, como a muchos, que Trump diga que México siempre ha ganado con el TLC, cuando desde México vemos que siempre perdemos. ¿Será que nos esconden la verdad en las estadísticas, en los informas, en los números, para tapar los grandes negocios que los poderosos empresarios mexicanos hacen? Los investigadores, los comentaristas, los medios de información, deberían informar a la población de lo que sucede en la realidad; pero no debemos olvidar que pertenecen a la misma clase social.

6. Por ello, aunque gobierno y empresarios digan que “México es más grande que el TLC”, la realidad es que los que acumularon miles de millones de pesos y dólares en sus negocios con el TLC están desesperados y dispuestos a colgarse de cualquier lugar para seguir ganando. Hablar de “beneficiar al pueblo de México” es la demagogia más cínica de las escuchadas. Mantener en la opresión y en la ignorancia política a la mayoría de la población es su gran objetivo porque eso le impide a los explotados protestar e inconformarse. Nuestro problema mayor es que sin un movimiento social radical las cosas no cambiaran en serio, desde la raíz y lo que se ve tristemente es que así continuaremos muchos años. A pesar de ello, hay que echarle ganas para no morir. (13/X/17)

0 comentarios: