sábado, 21 de octubre de 2017

12:57:00
Pedro Echeverría V.

1. Estas batallas del pueblo catalán me recuerdan la lucha de independencia de México del imperio español de 1810-21. En nuestra tierra, que vivió como colonia española 300 años, no fue nada fácil porque el pueblo luchaba con piedras y palos con mucha valentía y dignidad,  contra un imperio “armado hasta los dientes” dispuesto a asesinar y masacrar a los luchadores valientes independistas encabezados por Hidalgo, Morelos, Mina, Guerrero. Nuestra nación no estaba sola porque otros países luchaban contra la explotación y la opresión del imperio. Lo importante fue que todos los pueblos americanos  lograron vencer al opresor  para luego decidir su vida.

2. España recibió entonces el apoyo de todos los países imperiales que explotaban y saqueaban naciones, por ello todos repudiaban los movimientos de independencia. Hoy lo más vergonzoso es que el gobierno de México y otros países con gobiernos de derecha, también se oponen a la lucha autonómica para apoyar a la España del monarca franquista  y del gobierno ultraderechista del pepino  Rajoy. Aplaudiría con gigantesco gusto que los otros pueblos como los vascos y gallegos, aprovechen esta coyuntura independista para lanzarse a la lucha social. Recuerdo que en 1871 Carlos Marx emocionado por la Comuna de París, apoyó con todo a los luchadores franceses.

3.  Hay que aprender a “rascarse con las propias manos”. Si algunos bancos e industrias deciden salirse de Barcelona por miedo a los autonomistas; está bien, pero no podrán volver porque con ello demuestran que lo único que les interesa son los negocios y las ganancias. Esta independencia puede cambiar radicalmente el pensamiento y la actitud de la gente, sobre todo en Catalunya que ha sido históricamente una región que ha buscado siempre su autonomía. A mí me ha parecido extremadamente ofensiva e insultante las amenazas de la monarquía española, sobre todo del reyecito Felipe que no deja de rezar por la resucitación del general asesino Franco.

4. Para mí en este momento sólo hay cuatro pensamientos que deben convertirse en ley: a) Los catalanes deben prohibir ofensas a su pueblo y sus luchas; b) Deben reconfirmar con movilizaciones al gobierno de Puigdemon; c) Deben combatir o explicar (no expulsar)a todos los enemigos de la independencia y, d) Deben prepararse para rechazar y derrotar cualquier invasión violenta. Las batallas de los catalanes son un ejemplo en el mundo, pero más para España donde los  gobiernos derechistas de la monarquía, el PP y el PSOE han demostrado de manera evidente que la población española les importa un bledo.  (21/X/17)n

0 comentarios: