martes, 12 de septiembre de 2017

16:49:00
Pedro Echeverría V.

1. Quien debatió por el candidato presidencial De la Madrid en 1981, fue Salinas; quien polemizó por el candidato Peña en 2011, fue Videgaray,  y quien lo hizo por López Obrador fue Monreal.  Así surge el “hombre fuerte” y el seguro sucesor:  De la Madrid –lo sabíamos años antes- le pagaría a Salinas haciéndolo candidato presidencial del PRI; pienso que Videgaray sigue muy firme en la competencia  y Monreal se vislumbraba que sería el sucesor indiscutible de López Obrador al retirarse. Pienso que ese era el objetivo de Monreal del que estaba seguro que no fallaría.

2. Que Monreal viene del PRI como Cárdenas, Muñoz Ledo, López Obrador, Bartlett, Ebrard, Camacho, etcétera, pero otros más llegaron del PCM, del maoísmo, hasta de la guerrilla, y fueron tan incapaces y tan corruptos que los demás. En México, por el sólo hecho de aceptar un cargo (diputados, senador, jefe de algo) cobrando una lana, te enloda dentro de eso que se llama corrupción de la que nunca podrás salir sin tu voluntad. Más aún basta con que aceptes ser dirigente del PRI, PAN, PRD, para que la corrupción te cubra parte del cuerpo.

3. Muchos de los que brincaron al PRD en 1989 buscaron limpiar su cuerpo y su nombre; muchos lograron demostrar que podían ser diferentes; desafortunadamente el PRD se hizo tan corrupto como el PRI y el PAN y los menos contaminados brincaron al partido Morena construido y comandado por López Obrador y por.… Monreal. ¿Son buenos dirigentes Claudia, Martí, Yeidckol, Bertha, Rocío, y otros jóvenes activistas de Morena? Son muy honestos, probados y sacrificados, pero obviamente, Monreal es otra cosa.

4. López Obrador parece tener muchas posibilidades de asumir la Presidencia. Los enemigos de su gobierno serán los del PRI, PAN, el PRD, los empresarios, los medios de información y necesitará gente que piense, que sea analítica y crítica, que al mismo tiempo sea brillante para defender los principios. Creo que Monreal es indispensable y debe facilitarle el camino para desarrollarse. Van a aparecer otros críticos que pretendan defender  las posiciones de izquierda contra la acometida de los enemigos. Si  AMLO no sabe solucionar las contradicciones internas, va a crear mil problemas.

5. El arribo a Morena de Bejarano, Dolores, Barbosa y otros de igual calibre, no es para obedecer como esclavos, sino para pensar y proponer iniciativas. Muchas, infinidad de veces, las propuestas entrarán en choque pero, como diría Mao: “hay que aprender a solucionar las contradicciones dentro del pueblo” que no son las mismas que entre nuestros enemigos. Siempre serán diferentes porque los enemigos siempre buscarán hacernos trampas para jodernos y nuestros amigos -a pesar de ser duros críticos- buscarán siempre fortalecer las posiciones a favor de los trabajadores.

6. No pertenezco a partido alguno, no estoy afiliado a Morena, jamás he ocupado algún cargo político o empresarial, pero todas mis batallas durante décadas han sido a favor de los trabajadores. Desde fuera veo que muchas “legalidades”  en política son auténticas jaladas. AMLO tiene la obligación de hablar con Monreal y solucionar a fondo esos malos entendidos tratando de evitar cualquier “nomenclatura”. El arte de la política no es construir una estructura fiel, fuerte o militarizada, sino estar siempre abierto para entender o comprender las contradicciones que se dan en “el seno del pueblo”. (11/IX/17)

0 comentarios: