viernes, 1 de septiembre de 2017

20:21:00
MÉRIDA, Yucatán, 1 de septiembre.- La regidora Milagros Romero Bastarrachea, de Movimiento Ciudadano, ha pugnado por temas como mayor apertura en los consejos consultivos -que éstos incluyan a más gente- y se ha inconformado públicamente cuando no le dan información que ella solicita.

Foto: José Repetto

Sin embargo alguien en su equipo le falló, pues esta noche en oscura sala del Olimpo, al rendir su segundo informe - es la única edil que lo hace- las tres primeras filas fueron apartadas de palabra para "invitados de honor" y el resto quedaron para "los demás".

Fue penoso, pues vimos cómo varios que ocupaban los lugares vacíos eran desplazados al fondo, incluyendo a una seudo reportera. Por lo visto no era un informe para todos, pues el número de lugares era limitado. Aún así no se llenó, posiblemente por el mal tiempo y el retraso para iniciar.

Probablemente el logro más destacable de Romero fue la destitución e inhabilitación, por queja que ella promovió ante la Contraloría Municipal, de Santiago Alberto Alamilla Bazán, hoy ex director del Rastro Municipal y quien se rumora está aliado con Orlando Pérez Moguel "El Centavito", presidente del PVEM en Mérida.

El informe, también hay que decirlo, empezó con al menos media hora de retraso.

Es digno de mencionar el hecho de que Mauricio Vila Dosal, alcalde de Mérida, celebró su informe en días pasados en un evento no público, sólo para invitados y medios, y no frente a toda la ciudadanía como el año pasado.

Esperemos estos informes "privados" no se vuelvan la moda. (José Repetto)

0 comentarios: