martes, 12 de septiembre de 2017

22:43:00
Edith Gómez

El trabajo soñado no solo incluye tu pasión y un salario alto, sino también buenos compañeros y un excelente jefe. Desafortunadamente, no todo trabajo tiene un jefe que se adecuará a ti y se llevará bien contigo. Según los estudios, un mal jefe tendrá un impacto negativo en tu experiencia de trabajo y puede hacer que abandones el empleo.


A continuación, veremos algunas características para reconocer a los malos jefes.

1. Habla ofensivamente y raramente se comunica con el equipo
La comunicación es clave en una relación, y la relación entre jefe y empleado no es diferente. Si tu jefe grita o solo dice palabras ofensivas hacia ti o el equipo, no solo tu autoestima se ve afectado, sino que incrementa la presión.
Tu jefe debe saber cuándo y qué decir al dialogar, y comunicarse siempre con el equipo. Su obligación es dar instrucciones claras sobre el proyecto y proveer detalles del trabajo completo.

2. El miedo es su forma de motivación
La motivación es una manera para que un empleado trabaje duro para la compañía, especialmente porque hay otras cosas que un empleado puede tener en mente. Un jefe que lidera a su equipo a través de amenazas de despido si no hacen su trabajo correctamente, no debería ser el jefe en primer lugar. 
La motivación positiva, como ofrecer recompensas y proveer críticas constructivas, ayuda a reducir la tensión en el lugar de trabajo e incrementa la autoestima y energía de los empleados.

3. Quiere completo control sobre tu trabajo
Una compañía contrata un empleado por que tiene las cualidades y habilidades necesarias para el trabajo. Un jefe que te dice qué debes hacer, espera que hagas tu trabajo de la forma en que él o ella lo han hecho, y quiere controlar todo aspecto de tu trabajo es un peligro para el crecimiento personal y autoestima del empleado.
Un buen jefe debe dejar a sus empleados que hagan el trabajo a su manera y que puedan completar el proyecto. Solo necesitan proveer instrucciones claras y otras especificaciones.

4. Culpa al equipo por los fracasos
Una de las peores sensaciones es ser culpado de algo que no hiciste. Un jefe que le echa la culpa a su equipo por los fracasos y solo acepta los cumplidos, realmente es un jefe terrible.
Un jefe siempre debe apoyar al equipo y hacer siempre lo que es mejor para ellos. La relación entre un jefe y un empleado siempre es dar y recibir.

5. No considera sugerencias aparte de las suyas
Tu jefe es el jefe por alguna razón. Ha adquirido suficientes experiencias y tiene las habilidades requeridas para estar en la posición en la que está ahora. Aunque el jefe siempre debe ser el que lidera y los empleados lo deben seguir, eso no quiere decir que siempre estará en lo correcto. 
Un buen jefe pide sugerencias a su equipo y considera otras opciones para el éxito del proyecto. El logro del equipo también es el logro del jefe.

6. No hace su trabajo correctamente y trabajas más que él/ella
Tu jefe siempre debe ser un modelo a seguir, como ejemplo de la visión y misión de la compañía. El jefe debe trabajar tan duro como sus empleados y debe ser parte del proyecto al igual que los demás. 

7. No provee orientación
Los empleados nuevos necesitan orientación del jefe y los otros trabajadores, especialmente en las primeras semanas del trabajo. Debe realizarse una sesión explicativa del puesto y se debe hacer cada cierto tiempo, el jefe siempre debe estar pendiente, ver tu trabajo y ver si estás cómodo e integrado.

8. No tiene una meta o visión clara
Un jefe siempre debe tener una visión clara de hacia dónde está llevando su equipo. Tu jefe debe dirigir el equipo de acuerdo a la visión y misión de la compañía. Un jefe también puede dirigir bajo sus propios términos, siempre y cuando estén alineados con la visión y misión de la compañía.

9. Ignora la importancia de actividades en equipo
Las actividades que integran al equipo existen por una razón. Fortalecen la relación entre la compañía y sus empleados. Es un medio donde los empleados pueden liberar el estrés adquirido por el ambiente de trabajo y es una recompensa para sus empleados por todo su trabajo duro.

10. Te hacer trabajar duro pero la recompensa es baja
Tu salario debe estar basado en tu desempeño y la calidad de tu trabajo. Debe haber instrucciones y reglas que te asignen y no debes aceptar ningún otro trabajo que está fuera de tu contrato. Un buen jefe recompensa a los empleados que trabajan duro y proveen un buen servicio a la compañía. Los empleados no deben recibir un pago menor y deben tener el respeto que se merecen.
La diferencia entre un jefe bueno y uno malo, es una delgada línea que muchas personas no logran distinguir. Deben usar su posición para la mejora de la compañía y deben tratar a sus empleados con respeto. Los empleados son la sangre de la compañía y deben recibir un trato justo. 

0 comentarios: