domingo, 20 de agosto de 2017

09:06:00
CIUDAD DE MÉXICO, 20 de agosto de 2017.- En su intento por evadir la responsabilidad del trágico accidente del socavón en el Paso Exprés de Cuernavaca, Gerardo Ruiz Esparza, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), ha responsabilizado a la lluvia, a la basura, al gobierno de Morelos, a la alcaldía de Cuernavaca, a las empresas Aldesa y Epccor y hasta a una alcantarilla, pero no acepta error o negligencia de su parte.

Sin embargo, los documentos oficiales de la SCT sobre el suceso contradicen a Ruiz Esparza. El dictamen realizado por los peritos Humberto Marengo, Héctor Manuel Valverde y Mario Rodríguez Rodríguez exhibe la negligencia de la Secretaría porque en el mismo sitio donde se abrió el socavón el pasado 12 de julio ocurrió un incidente similar en octubre de 2016, sin que se tomaran medidas preventivas.

Ruiz Esparza en el lugar del socavón el 10 de agosto. Foto de Margarito Pérez. El accidente que el 12 de julio le costó la vida a Juan Mena López y Juan Mena Romero fue provocado por la lluvia, etc., según el informe que el Secretario envió al Senado, donde comparecerá el próximo martes. Nada dice de su propia responsabilidad, ni del incidente que ocurrió el año pasado en el mismo lugar y que, de haber sido atendido, hubiera evitado la tragedia del mes pasado.

“Se debe comentar –advierte el informe de los peritos de la SCT– que durante el mes de octubre de 2016 se presentó un deslizamiento del talud de la carretera cuando estaba en su proceso constructivo, el cual se deslizó parcialmente ante la presencia de fuertes lluvias. Existe la posibilidad de que al restablecer el terraplén se haya dislocado la tubería por la maquinaria utilizada para la reposición del mismo; sin embargo, no hay evidencia que pudiera sustentar lo anterior. En nuestra opinión, debe hacerse también un peritaje específico para aclarar esto”.

En sus conclusiones, los peritos admiten que la dislocación de la tubería pudo deberse a “la falla de estabilidad del talud ocurrido en octubre de 2016, lo que pudo afectar al tubo, así como los esfuerzos inducidos por maquinaria pesada durante el proceso constructivo”.

El incidente ocurrido el 14 de octubre de 2016 fue reportado como un “socavón” por la propia Policía Federal en su cuenta de Twitter y se localizó exactamente en el mismo kilómetro, el 93 más 850, donde se abrió un hueco de siete metros de profundidad el pasado 12 de julio.

“Circulen con precaución. Socavón en el referido kilómetro, a la altura del plantel educativo Conalep en Cuernavaca”, alertó la Policía Federal ese 14 de octubre. También exhortó a los automovilistas a que respetaran los señalamientos. Personal de Protección Civil del gobierno de Morelos y del ayuntamiento de Cuernavaca acudieron. La SCT no dijo nada en su momento.

Este antecedente y la referencia del dictamen de los peritos fue ignorado por Ruiz Esparza en su informe de 19 cuartillas, enviado al Senado antes de su comparecencia, el próximo martes 22.(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2129, ya en circulación)

0 comentarios: