lunes, 28 de agosto de 2017

16:17:00
Pedro Echeverría V.

1. Ricardo Monreal siempre me pareció el inmediato sucesor de López Obrador como dirigente porque es quien siempre lo ha defendido “a capa y espada” y en parte lo ha sustituido en varios lugares. Que viene del PRI, o del PAN, del PRD, de la grilla estudiantil o la guerrilla armada, no es el problema que determina todo; la realidad ha demostrado que después de siete o 10 años de demostrar mucha consecuencia o coherencia en una posición política ya no se regresa. Otra cosa son los llamados “saltimbanquis” que saltan de un lado a otro por extremado oportunismo. No tomo mucho en cuenta los orígenes políticos. Monreal, Cárdenas, López Obrador, Rosario Robles o Zambrano, son lo que son hoy no lo que fueron hace 15 años.

2. Estos días que muchos están dando el salto al partido Morena no es porque de noche a la mañana se les haya prendido el foco para convertirse en socialdemócratas, en la amplia izquierda o de la izquierda radical, nada de eso; entre ellos hay muchos oportunistas y también personas honradas; otros son sólo antipriístas, antipanistas, antiperredistas, o luchadores sociales que reconocen que Morena y López Obrador podrían representar ahora sus intereses y los del pueblo. Lo importante sería que conocieran la realidad y que obtuvieran conciencia de lucha para integrarse al movimiento social y ser consecuentes en sus batallas por ayudar al pueblo a liberarse de la opresión. No se trata simplemente de que voten, sino que continúen en lucha.

3. La designación de Claudia Sheinbaum es buena porque conoce bien, podría decir que a fondo, los problemas de la CDMX; aunque no es suficiente. Pero creo que al grupo “colador” de Morena de plano erró en formas y métodos. Si son 10 los que analizan candidatos y determinan pues hay que exigir que sean 100 pensamientos; y obviamente no pueden ser sólo técnicos de computadoras sino esencialmente políticos que entiendan que valoren las opiniones, los sentimientos y necesidades de la gente. Algunos días antes quise proponer que Claudia sea gobernante de la CDMX y que Monreal sea el secretario de Gobernación; a “toro pasado” hago la misma propuesta pero sumando que antes, Monreal debe organizar y encabezar las campañas políticas de ambos.

4. La realidad es que si le ganó el enojo a Monreal, por aquello de los resultados de la encuesta casi interna, debe recuperarse y pensar que, en última instancia, salió bien. Ahora sólo debe esperar –un poco- lo que sigue. Ni mínimamente pienso que se esté en camino de una ruptura con AMLO, pero no tengo dudas que PRI, PAN y PRD, pueden planear muchas cosas para lograr divisiones proponiendo que Monreal sea candidato presidencial o de la CDMX por el PRD y el PAN. Es definitivamente una jalada que de manera abierta sólo sería para impedir que López Obrador obtenga la Presidencia en 2018. ¿Cuántos miles de millones de pesos están listos para evitar ese “peligro” para México?

5. Pienso que el gobierno de la CDMX es mucho más limitado, más tecnocrático, comparado con el de secretario de Gobernación que es el cargo más político de todos. Obvio que dependen de quienes lo ejerzan, pero en mi concepción pienso que basta con que cada comisión cumpla bien su función. La mayoría de las cosas en cada gobierno son burocráticas, de gestión, de servicio a la gente; sin embargo existen las secretarías adecuadas para ello dándoles a sus directores la oportunidad de pensar, planear, organizar funciones y políticas. Pienso que hay que resolver problemas concretos que dejen satisfechos a la gente, pero para ello hay que reflexionarlos antes. Espero que en Morena no se registren confrontaciones sin aclarar bien, a fondo los asuntos. (28/VIII/17)

0 comentarios: