domingo, 27 de agosto de 2017

17:00:00
MÉRIDA, Yucatán, 27 de agosto de 2017.- “Bendito sea dios que no paso como la otra vez que me fui sin trabajar, esta tarde no llovió”, cantó el Maestro Armando Manzanero Canché, al finalizar su segundo tema de la noche “Esta tarde vi llover” ayer en un concierto emotivo, alegre y muy romántico en Mérida, Capital Americana de la Cultura.

El embajador honorario de esta segunda capitalidad cantó ante más de cinco mil asistentes que corearon cada una de sus canciones como “Somos novios” con la que inició su recital y la que arrancó los primeros aplausos del respetable, seguido de “Esta tarde vi llover” y “Aquel señor”.

El cantautor yucateco tuvo como invitados a su hijo Juan Pablo Manzanero y la cantante Aranza, juntos interpretaron “Mi gallo canta” donde el Mtro. Manzanero soltó algunos pasos de jarana.


A dúo con Juan Pablo cantó “Voy a apagar la luz” y “Para que sepas”, de la autoría de Juan Luis Guerra, después dejo que su hijo cante algunos temas sólo, como “Tengo permiso”.

Manzanero Canché le cantó a Mérida, Capital Americana de la Cultura 2017 como si fuera su novia, como una enamorado lo hace con el ser amado, al oído le dijo “Contigo aprendí”, “Nada personal” en compañía de Aranza.

“Mérida, ¿cómo están? No saben lo contenta que esta mi alma de estar aquí con ustedes y lo que Mérida significa para mí, en mí vida y mi historia que esperan cada vez que vengo y una de ellas es esta canción que les voy a cantar ahora, que el Maestro Manzanero me dio y así como le cambio la vida a muchas personas, con esa telenovela ‘Mirada de Mujer’, me la cambió a mí, espero que se acuerden de Dime”, expresó la cantante.

El Mtro. Manzanero se presentó en el escenario con una camisa de vestir estilo guayabera y pantalón blanco; compartió con su público, anécdotas de su vida en esta su Tierra, narró cómo nacieron algunos de sus éxitos, habló en maya, bailó jarana, llevó a sus seguidores de la nostalgia a la risa.

También cantó “Nos hizo falta tiempo”, “No sé tú” y “Mía” con la que se despidió de sus seguidores quienes le aplaudieron de pie, así rompió con el dicho: ‘nadie es profeta en su tierra’, pues demostró que no sólo es un iluminado compositor yucateco, sino que sus paisanos lo aman y le pidieron otro por lo que interpretó “Felicidad” para enseguida bajar del escenario, no sin antes agradecer al alcalde Mauricio Vila Dosal y a las autoridades que hicieron posible el concierto.

Por otro lado, a las ocho del a noche en la calle 61 por 60 y 62 se realizó el Desfile de la Guayabera en la que participaron 45 modelos con más de 60 cambios de ropa. 

0 comentarios: