domingo, 20 de agosto de 2017

10:21:00
LONDRES, 20 de julio de 2017.- Una piscina para niños en el jardín para superar la muerte de su mujer, la compañera de toda su vida. Es la idea que se le ocurrió a Keith Davison, juez retirado de 94 años, de Minnesota, quien perdió a su esposa en 2016 por cáncer de mama.

"No te imaginas lo que se siente. Llora uno mucho" -dice el hombre-. Para superar la inmensa soledad, después de casi 66 años de matrimonio, ha decidido "adoptar" a los niños del barrio hospedándolos en su propio jardín.



El hombre, quien tiene tres hijos pero ningún nieto, ha construido una piscina de 20,000 dólares donde los pequeños vecinos pueden divertirse incluso con sus padres. Pero los mayores beneficios son para el nonagenario, quien ya no está obligado a pasar los días mirando a la pared de su casa solo y su alma. (Daily Mail)

0 comentarios: