jueves, 6 de julio de 2017

16:42:00
Pedro Echeverría V.

1. Trump dio la orden, puso el ejemplo y el mundo parece caminar al proteccionismo. La impresión es que eventos como el referendo a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea o la elección de Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos (EEUU), que han reavivado un sentimiento a favor del proteccionismo comercial, han generado preocupación en varios países, a la que México no es ajeno; así lo declaró el representante mexicano al participar en el XVI Encuentro Santander/ América Latina. Un cambio de traje o calcetines, como si fuera tan simple.

2. En los ochenta, sobre todo durante los gobiernos de Reagan, la Thatcher y Juan Pablo II, cuando esos tres representantes se unían para destruir al falso socialismo y derrumbar ruso y el muro de Berlín, en todo el mundo de la burguesía se hablaba del neoliberalismo, la globalización y, por tanto del abandono del proteccionismo o el nacionalismo. El imperialismo –como fase superior del capitalismo- demostraba que había alcanzado su máximo nivel y lo que seguía –según el leninismo- era su caída estrepitosa. Pero no sucedió; sólo se disfrazó para tomar otro camino.

3.  Pareciera que este brutal freno a la globalización puede ser falso; quizá sólo tiene objetivos muy claros: cerrar mercados a China y a la competencia productiva y comercial buscando imponer fuertes condiciones de inversión a las empresas transnacionales. Sin embargo esa estrategia económica puede ser un simple disfraz porque los EEUU no están dispuestos a aislarse del contexto mundial. Su estrategia militar de intervenir en decenas de países para reafirmar sus privilegios es una clara muestra de que su política de proteccionismo es un brutal engaño.

4. México –sin fundamento válido o firme- parece brincar de alegría porque “ha habido efectos negativos y positivos” por el crecimiento de posturas proteccionistas en varios países, dijo. Uno de los positivos, para el caso de México, ha sido que la coyuntura abrió la puerta a un nuevo acercamiento con Brasil y Argentina, dos economías con mayores barreras al comercio exterior que la mexicana, para concretar acuerdos, expuso. Precisamente Brasil y Argentina donde dos regímenes de derecha, medio fascistas, se han adueñado del gobierno en los últimos dos años.

5. Señala el funcionario mexicano, Carreño: “No recuerdo que hayamos tenido tanta cercanía con Brasil y con Argentina”; no había habido una relación como la que exploramos, derivado por supuesto de los nuevos gobiernos, pero también de estos amagos que tiene México con su principal socio en el TLCAN”. México marcha al ritmo que le toque Trump y establece las relaciones económicas que le ordenan, por ello busca consolidar el Tratado del Pacífico y el Transpacífico donde participan países que marchan muy por el camino económico yanqui. ((6/VII/17)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

0 comentarios: