miércoles, 5 de julio de 2017

23:01:00
CARACAS, Venezuela, 5 de julio de 2017.- Unos 200 presuntos simpatizantes del gobierno venezolano tomaron por la fuerza el miércoles la Asamblea Nacional y atacaron con tubos y objetos contundentes a congresistas y empleados, lo que dejó un saldo de al menos 12 heridos.

El presidente Nicolás Maduro condenó el incidente y al final de un desfile militar para conmemorar el aniversario de la independencia sostuvo “no acepto violencia de nadie” y pidió que se investiguen los hechos a los que calificó de “extraños”.

Cerca del mediodía manifestantes que desde temprano protestaban en varios puntos del centro de Caracas ingresaron a los patios del Congreso luego de que el jefe del destacamento de la Guardia Nacional del Palacio Legislativo les autorizara el ingreso. Entonces se abalanzaron hacia la entrada de la sala protocolar de la Asamblea y se enfrentaron a un grupo de diputados opositores y empleados del Congreso.

Algunos manifestantes con los rostros cubiertos con telas negras sacaron pistolas e hicieron disparos al aire mientras otros lanzaban gases lacrimógenos y fuegos artificiales. En un intento por defenderse, algunos empleados del Congreso utilizaron extintores.

Tras una intensa golpiza, los guardias nacionales que custodian la instalación sacaron a los manifestantes.

Un miembro de un colectivo chavista agrede al abogado opositor Franco Casella, cuando un grupo de seguidores del gobierno intentaron entrar a la fuerza a la Asamblea Nacional en Caracas, el miércoles 5 de julio de 2017. (Fernando Llano / AP)

Los diputados Jose Regnault y Américo de Grazia y otro trabajador de la Asamblea Nacional resultaron heridos este miércoles 5 de julio de 2017.

Golpiza a Armando Armas.

El diputado Armando Armas es escoltado con la camisa llena de manchas de sangre luego de ser atacado por colectivos armados chavistas en Caracas, el 5 de julio de 2017. En la foto, se ve a la derecha al diputado Silmon Calzadilla. (AP)

Diputado Américo de Grazia.

Un simpatizante del Gobierno, que resultó herido, es retirado de la Asamblea Nacional. (MIGUEL GUTIERREZ / EFE)

Partidarios del gobierno de Nicolás Maduro tratan de entrar a la fuerza en la Asamblea Nacional al final de una ceremonia conmemorativa del Día de la Independencia en Caracas, Venezuela, el miércoles 5 de julio de 2017.
(Fernando Llano / AP)

El diputado Luis Stefanelli (i) y el diputado José Regnault (c) permanecen en un pasillo de la asamblea nacional en un pasillo de la Asamblea Nacional. (EFE)

Tras los hechos violentos, los supuestos seguidores del gobierno tomaron los alrededores del Congreso e impidieron por varias horas a los diputados, empleados y periodistas salir del lugar.

El presidente de la Asamblea Nacional, el diputado Julio Borges, dijo que cinco diputados opositores, entre ellos Américo De Grazia, y siete trabajadores resultaron heridos en un “episodio de vergüenza e infamia”.

Algunos medios locales difundieron imágenes de De Grazia inconsciente tras ser golpeado en la cabeza con un tubo mientras era sacado en brazos. El diputado Armando Armas también sufrió una herida en la cabeza que le provocó un sangrado que le manchó el rostro y la camisa. De Grazia fue llevado en ambulancia a un centro de salud.

“Un gobierno que hace lo que hizo hoy con su Parlamento es un gobierno débil, es un gobierno caído, es un gobierno cobarde”, afirmó Borges, y dirigiéndose a Maduro aseveró “no se equivoque... representamos a todo el pueblo venezolano y haremos valer los derechos”.

Tras los hechos violentos, los supuestos seguidores del gobierno tomaron los alrededores del Congreso e impidieron por varias horas a los diputados, empleados y periodistas salir del lugar.

Oswaldo Rivero, conductor de un programa nocturno de la televisora estatal e integrante de un grupo pro oficialista, asumió la responsabilidad de la toma de los alrededores de la Asamblea Nacional y dijo en un vídeo que difundió en su cuenta de Twitter que la acción forma parte de una protesta en contra de “los que nos han escondido la comida, los que están haciendo actos terroristas, los que vienen haciendo actitudes en contra del pueblo, que están saqueando, que están quemando”.

Antes, el vicepresidente Tareck El Aissami había llamado a las "fuerzas de la patria" y al "pueblo de a pie" a ir al Congreso adonde se encuentra el acta de la independencia para "tomar juramento y asumir esta proclama".

Los incidentes ocurrieron mientras Maduro participaba del desfile militar y después de que El Aissami se presentó en la Asamblea para abrir el acta de declaración de la independencia en un acto que no había sido notificado al Legislativo y del que no participaron los diputados opositores.

Durante los casi sesenta años de historia democrática, los mandatarios siempre acudían al palacio legislativo para participar en los actos de celebración por la independencia, pero desde el año pasado Maduro rompió esa tradición luego que el Congreso pasó al control de la oposición.

Los presidentes de España y Colombia, Mariano Rajoy y Juan Manuel Santos, el embajador del Reino Unido, John Saville, así como los gobiernos de México y Panamá condenaron los eventos violentos ocurridos en el Congreso.

Los hechos violentos se produjeron horas después de que el inspector de la policía judicial Oscar Pérez, quien piloteó el helicóptero que atacó dos organismos públicos, difundió en redes sociales un video en el que anunció la “segunda fase” de su plan contra el gobierno de Maduro sin ofrecer más detalles.

Pérez, quien aparece en la grabación de cinco minutos y medio con una bandera venezolana de fondo y un arma larga del lado derecho, llamó a enfrentar la reforma de la constitución que impulsa Maduro.

El policía de 36 años atacó el 27 de junio desde un helicóptero de la policía judicial, que había robado de una base aérea militar de Caracas, las sedes del Ministerio de Relaciones Interiores y del Tribunal Supremo de Justicia.

Las autoridades no han ofrecido hasta el momento comentarios sobre el pronunciamiento de Pérez.

Desde hace cuatro meses el gobierno de Maduro enfrenta protestas casi diarias que han dejado 91 muertos y más de 1,400 heridos.

Evacuan Parlamento

Diputados, periodistas e invitados y empleados evacuaron este miércoles la sede del Parlamento venezolano, tras más de nueve horas de asedio de un grupo de partidarios del gobierno, observó un reportero de la AFP.

Provistos de escudos, militares y policías formaron un cordón para separar a las personas que salieron del Palacio Legislativo, en el centro de Caracas, de los oficialistas, algunos de los cuales se replegaron hacia calles vecinas.

Un centenar de simpatizantes del presidente Nicolás Maduro, que gritaron consignas durante la evacuación, realizaban un “plantón” afuera del Parlamento, donde al mediodía irrumpió violentamente un grupo de chavistas, hiriendo a siete diputados y a una decena de trabajadores de la Asamblea.

Minutos antes de la evacuación, Julio Borges, presidente del Parlamento de mayoría opositora, había dicho que en el recinto estaban “secuestradas” unas 350 personas, de las cuales 108 reporteros, entre ellos el videasta de la AFP Carlos Reyes.

La evacuación se produjo tras varios intentos que fueron abortados porque los manifestantes continuaban detonando bombas de estruendo. “Había mucho nerviosismo porque además ya caía la noche”, atestiguó Reyes.

Minutos antes de la evacuación, Julio Borges, presidente del Parlamento de mayoría opositora, había dicho que en el recinto estaban “secuestradas” unas 350 personas, de las cuales 108 reporteros, entre ellos el videasta de la AFP Carlos Reyes.

La evacuación se produjo tras varios intentos que fueron abortados porque los manifestantes continuaban detonando bombas de estruendo. “Había mucho nerviosismo porque además ya caía la noche”, atestiguó Reyes.

Los seguidores del gobierno justificaron el “plantón” como contrapartida de los bloqueos de vías que viene realizando la oposición en el marco de protestas contra Maduro, que en tres meses dejan 91 muertos.

Durante un desfile militar por el día de la independencia, el mandatario condenó la incursión en el Parlamento, señalando que no será “cómplice” de la violencia, pero sostuvo que se trata de hechos “extraños” que serán investigados, sin admitir que los atacantes fueran seguidores suyos.

Antes de la incursión en el Legislativo, el vicepresidente Tareck El Aissami había encabezado un sorpresivo acto en el hemiciclo junto con el jefe de las fuerzas militares, Vladimir Padrino López, miembros del gabiente y partidarios chavistas, para conmemorar la independencia.

El Aissaimi llamó “a los excluidos por el modelo capitalista y por esta clase política apátrida (oposición)” a acudir este miércoles al Parlamento a refrendar su compromiso con la revolución.

Durante un desfile militar por el día de la independencia, el mandatario condenó la incursión en el Parlamento, señalando que no será “cómplice” de la violencia, pero sostuvo que se trata de hechos “extraños” que serán investigados, sin admitir que los atacantes fueran seguidores suyos.

Antes de la incursión en el Legislativo, el vicepresidente Tareck El Aissami había encabezado un sorpresivo acto en el hemiciclo junto con el jefe de las fuerzas militares, Vladimir Padrino López, miembros del gabiente y partidarios chavistas, para conmemorar la independencia.

El Aissaimi llamó “a los excluidos por el modelo capitalista y por esta clase política apátrida (oposición)” a acudir este miércoles al Parlamento a refrendar su compromiso con la revolución. (AP / AFP)

0 comentarios: