martes, 13 de junio de 2017

07:38:00
MÉRIDA, Yucatán, 13 de junio.- En poco más de 24 horas, una publicación donde una mujer -escudándose tras un seudónimo- acusa a un hombre de presunto acoso sexual ha sido compartida más de 8,000 veces y recibido más de 3,000 likes en Facebook.


Sin aportar una sola prueba para sustentar sus dichos, como por ejemplo una grabación con audio o video, o tan siquiera indicar si cuenta o no con testigos, la autoproclamada víctima acusa al referido individuo, de quien publica fotos personales, de hablar con ella en una combi y, al ser rechazado en sus supuestos avances, manosearla e insultarla.

La mencionada pidió en su mal redactado escrito a sus amigas ayudarle compartiendo el post, el cual se ha viralizado y se espera siga creciendo.

A pesar de que infringe las normas de Facebook, al humillar a una persona y atacar su vida privada, la publicación no ha sido eliminada, aunque podría ayudar a ello que más usuarios la reporten.

De nueva cuenta, las redes sociales han sido utilizadas para linchar a una persona, quien tiene la opción de proceder legalmente contra su acusadora, pues ésta le ha arruinado su reputación dejándolo como un depravado y exponiéndolo a problemas en su centro de estudios o trabajo y a ser víctima de ataques incluso físicos sin tan siquiera una pizca de evidencia. No olvidemos el linchamiento de un ruso recientemente registrado en el vecino estado de Quintana Roo tras publicaciones que enardecieron a la gente.

Sin embargo muchos usuarios pusieron en duda la versión de la supuesta víctima.

Una persona sostuvo que ésta presuntamente había hecho alegatos similares contra otra persona y que cree que "tooooodos los hombres la acosan y la quieren ultrajar".

Otro preguntó por qué si la tocaron no llamó a la policía en ese mismo momento para que agarraran al supuesto agresor y alguien más cuestionó varias inconsistencias en su relato. También se señaló que su perfil parece ser falso.

Antes de compartir, verifiquemos que la información que se nos presenta tenga al menos coherencia y bases. (José Repetto)