martes, 20 de junio de 2017

12:39:00
CIUDAD DE MÉXICO, 20 de junio de 2017.- El color de la piel influye en el nivel de estudios y en las oportunidades laborales que tiene la gente en México. Entre más oscura es la piel, resulta más difícil salir adelante. Así lo estableció un estudio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicado este viernes, con lo que se revivió un debate sobre el nivel de racismo o discriminación que hay en México.

No sólo este estudio del INEGI concluyó que el color de la piel puede ser determinante en el futuro de los mexicanos, estudios previos demostraron el nivel de discriminación que existe hacia las personas por el color de piel o cultura.

La última Encuesta Nacional sobre Discriminación en México, elaborada por la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), mostró que 20% de las personas en México no se sienten a gusto con su tono de piel.

El color de piel determina en buena medida la educación que los mexicanos recibimos y los trabajos que acabamos desempeñando, (Inegi)

Uno de cuatro mexicanos dijo sentirse discriminado por su apariencia física, y un 5.5% consideró negativo que la sociedad está formada por gente de fenotipos distintos.

Un 23% de los encuestados, habitantes de México, dijo no estar dispuesto a vivir con alguien de otra “raza” o con una cultura distinta.

En esa línea, el 55% reconoció que en el país se insulta a los demás por su color de piel.

“La discriminación contra las personas de tez morena se ha normalizado desde hace mucho tiempo”, mencionó en entrevista sobre el tema la maestra en Historia social y cultural Evelia Reyes, egresada del Colegio de México.
“Un ejemplo muy claro es decir hay que mejorar la raza; que con esta frase se tiende despreciar el aspecto moreno, se ve como algo malo y algo no aspirable”, agregó.

En otro estudio, realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) el año pasado, “al cuestionar si el color de la piel influye o no en el trato que reciben las personas, el 51.2 por ciento dijo que sí, y ‘sí, en parte’, 33.4 por ciento”.

Un 72.2% consideró que sí hay racismo en México, y un 47% señaló que los indígenas no tienen las mismas oportunidades para obtener un trabajo en México.

Respecto a la población afrodescendiente en el país (cerca del 1.2% del total), un estudio de la CNDH señaló en 2016 que poco más de 40% de la población afrodescendiente ocupada no cuenta con prestaciones por parte de su trabajo.

Los cimientos de la discriminación o el racismo parecen fijarse desde una edad temprana.

Hace seis años, el Conapred creó la campaña Racismo en México. Parte de ella fue un video donde niños y niñas mexicanos expresaron sus preferencias frente a dos muñecos: uno blanco y otro moreno.

Todos los infantes participantes prefirieron al muñeco blanco, por el cual declararon sentir mayor simpatía, confianza e incluso similitud.

Desde la perspectiva de Reyes, el estudio del INEGI respecto a las tonalidades de piel y las oportunidades laborales y académicas refleja una problemática del país y servirá para tratar de revertir esas actitudes, en lugar de fomentarlas.

“Las personas con piel más clara son directores, jefes o profesionistas; las de piel más oscura son artesanos, operadores o de apoyo”, publicó en Twitter el presidente del INEGI, Julio Santaella, comenzando una discusión sobre el nivel de racismo o discriminación que hay en México.

“Triste realidad de nuestro país!”, agregó respecto a los resultados que arrojó el estudio sobre movilidad social.

El racismo, indica el Conapred en un texto publicado en 2012, se expresa con actitudes e ideas erróneas en el sentido de que algunos grupos sociales son superiores a otros, y que esa superioridad es “natural” y se expresa en el color de la piel, los rasgos de la cara o el tipo de pelo.

En la vida diaria, agrega el texto del Conapred, “el racismo se expresa sobre todo en chistes, comentarios y frases que ridiculizan, minusvaloran o desprecian a las personas por su tono de piel, su historia, su cultura, sus tradiciones o su condición social”. (Montserrat Sánchez Maldonado / Animal Político)

0 comentarios: