sábado, 24 de junio de 2017

14:49:00
VARSOVIA,  24 de junio de 2017.- Un alto funcionario polaco de derechos humanos fue objeto de fuertes críticas luego de afirmar que la “nación polaca” participó en la implementación del Holocausto, una declaración polémica en un país que no colaboró con la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

El comisionado de derechos humanos -ombudsman- Adam Bodnar se retractó posteriormente, pero miembros del gobierno derechista polaco dijeron que se ha descalificado y que debería renunciar.

Bodnar encabeza de una de las pocas instituciones estatales que mantiene su independencia del gobierno del partido derechista ‘Ley y Justicia’. Luego de tomar el poder en 2015, el partido se dedicó inmediatamente a consolidar su control del Tribunal Constitucional, la prensa pública y otros organismos, hasta el punto de provocar críticas de la Unión Europea.

 Adam Bodnar. (wpolityce.pl)

La oficina de Bodnar ha criticado al gobierno por sus medidas contra la corte constitucional y otros asuntos de derechos humanos.

El miércoles, en declaraciones a la emisora estatal TVP Info, Bodnar dijo: “No cabe duda que los alemanes fueron responsables del Holocausto, pero muchas naciones participaron en su implementación. Entre ellas, me duele decirlo, la nación polaca”.

El vicecanciller Jan Dziedziczak calificó la declaración de “escandalosa” y dijo que “lo descalifica de la vida pública”.

Bodnar se apresuró a aclarar que no quiso decir que toda la nación participó del Holocausto sino que algunos polacos cometieron crímenes contra los judíos.

La conducta de los polacos hacia los judíos durante la ocupación alemana de Polonia es un tema que despierta fuerte susceptibilidad.

Durante la ocupación, los nazis instalaron en Polonia varios campos de exterminio donde mataban a judíos y gitanos, además de sacerdotes católicos y miembros de la resistencia.

Los polacos hoy se sienten sumamente ofendidos por las insinuaciones de que de alguna manera participaron del Holocausto. El Estado ha realizado una campaña contra el empleo de la frase “campos de exterminio polacos” que los no polacos suelen emplear de manera involuntaria, como lo hizo alguna vez el entonces presidente estadounidense Barack Obama.

Últimamente se ha intentado abordar el tema de los polacos que si colaboraron con los nazis, fuese por lucro u otros motivos, pero el tema disgusta al gobierno, que solo habla de los polacos que arriesgaron la vida para salvar a judíos y ha recibido críticas por tratar de lavar la historia. (AP)

0 comentarios: