domingo, 4 de junio de 2017

17:00:00
CIUDAD DE MÉXICO, 4 de junio.- "No he puesto mi renuncia, todavía no cumplo 75 años, me falta medio minuto", expresó el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, luego de ser felicitado por su próximo onomástico.

Rivera en la Catedral Metropolitana (Foto: Miguel Dimayuga / Proceso / Archivo)

Durante la homilía dominical, luego de la comunión el prelado explicó que cuando los sacerdotes y los obispos llegan a la edad de 75 años, deben presentar su renuncia sin embargo señaló que han circulado "dos mentiras, diciéndoles que yo ya renuncie y que me voy a ir como arzobispo".

Indicó que él fue nombrado arzobispo por el Papa, y será el Santo Padre quien decida cuando se tiene que ir, por ello invitó a todos los fieles a seguir acudiendo a la Catedral Metropolitana todos los domingos.

"Yo me voy a ir como arzobispo el día que el Papa me lo diga, él fue quien me nombró arzobispo de México, y el día que me diga que ya llega otro en mi lugar, ese día me voy muy contento y muy alegre, así que son dos verdades envueltas con dos mentiras y por eso algunas personas se desconciertan. Los que gusten seguir asistiendo a la misa los domingos, aquí voy a estar mientras el Papa no me mande a otra parte".

En un breve comunicado, la Arquidiócesis señaló que la renuncia del cardenal se da por cuestiones de edad en cumplimiento de lo que el Código de Derecho Canónico establece y no por algún otro motivo, "como equívoca o malintencionadamente algunos vienen especulando".

Enfatizan en que la renuncia de un obispo no tiene el mismo carácter de aquella que se realiza en el ámbito político o civil, pues ésta se hace efectiva hasta el momento en que el Papa la acepta públicamente.

"El Santo Padre, con toda libertad y sin sufrir ningún tipo de presión, decidirá cuándo lo vea oportuno, la aceptación de la renuncia, así como el nombramiento del nuevo Arzobispo de México esta decisión puede tardar días, meses o años".

El texto menciona que tomando en cuenta que el arzobispo Rivera Carrera pertenece al colegio cardenalicio, seguirá teniendo derecho a participar en un eventual cónclave hasta que cumpla los 80 años.

Por último, el comunicado señala que respecto a la denuncia presentada por un grupo de personas el pasado 2 de junio, una vez que sea notificado el cardenal, dará una respuesta, como siempre lo ha hecho ante la justicia civil.

"El arzobispo de México es respetuoso de las leyes civiles, siempre ha respondido a ellas, no es la primera vez que es demandado. Sin embargo, en ningún caso le han podido fincar responsabilidades penales, por el simple hecho de que no ha cometido las faltas que le imputan".

En la misa celebrada en la Catedral Metropolitana, Norberto Rivera Carrera, pidió orar por las autoridades a nivel ejecutivo, legislativo y judicial, federales y locales, "para que por medio del don de consejo puedan oír la voz de Dios en las situaciones difíciles de la vida, encuentren la sabia decisión, y pronuncien la palabra justa para obrar rectamente en sus actos de gobierno".

También se pidió por los empresarios y quiénes tienen poder económico para que por medio de su don, perfeccionen el ejercicio de la caridad en favor de sus empleados.

En su discurso el prelado indicó que los seres humanos necesitamos la paz del resucitado para ser renovados continuamente, enfatizó en la necesidad de perdonar y ser perdonados.

Dijo que en cada familia se debe invocar al espíritu de Dios, para permanecer en unidad y armonía.

"Cada uno en la familia es distinto y vemos cómo en algunas ocasiones es el adolescente el que huye, otras veces el papá, a veces la mamá dice que ya no puede más, por eso necesita la familia invocar continuamente el espíritu de Dios, solo él hace que pueda permanecer en la unidad". (El Informador)