lunes, 19 de junio de 2017

12:07:00
Pedro Echeverría V.

1. Debería estar en Cancún –como lo he hecho varias veces contra gobiernos de EEUU y sus peleles- protestando contra esa reunión de cancilleres y gobiernos gusanos yanquis. Seguramente mis compañeros cancunences saldrán a la calle a repudiar esa reunión de la OEA contra el gobierno venezolano, pero temo que se haga poco porque no hubo una convocatoria de protesta nacional. Fue Fidel Castro quien calificó en 1962 a la OEA como una agencia yanqui después que ésta expulsó a Cuba de su seno y le impuso un bloqueo diplomático y comercial que ha durado  más de 50 años. ¿Qué respondieron los malditos gobiernos gusanos de entonces ante la imposición de Kennedy? “Nos disciplinaremos porque nos tiene atrapados de los testículos”.


2. Desde entonces la OEA –cuya sede está en Washington- desapareció por varias décadas porque se convirtió en blanco de las protestas mundiales por su papel de pelele. Fue a partir del derrocamiento en 2009 del presidente Zelaya de Honduras, cuando resurgió por instrucciones del gobierno yanqui de Obama y su canciller Hillary Clinton. “A Honduras la gobierna EEUU pero la administra un presidente, dijo Zelaya. Es la cruda realidad. Cuando estuve al frente del gobierno inicié relaciones con el sur, con Daniel Ortega, Evo Morales, Lula Da Silva, Hugo Chávez, Cristina Fernández, traje a Petrocaribe, al ALBA y fue así que el imperio se irritó. Me lo dijo el presidente Bush frente a varios ministros, a los seis meses de haber asumido: "Usted no puede ser amigo de Hugo Chávez si quiere ser nuestro amigo".

3. Desde entonces la OEA ha sido una junta para aprobar sanciones contra los gobiernos críticos o contrarios a los EEUU. Por ello, aunque en la ciudad de México se realizó una combativa protesta en las calles de varias organizaciones de izquierda se espera que hoy, mañana o el miércoles se reúna la gente por lo menos para mentarles la madre a Trump, a los yanquis y a los  representantes de países progringos de la OEA, entre éstos últimos a Peña, Videgaray y corifeos. ¿Puede acaso olvidarse la inmolación o el suicidio en 2003 del campesino coreano, presidente de la Liga Campesina Coreana, Kyunghai Lee, de 56 años de edad cuando se suicidó al clavarse un cuchillo que le perforó el pulmón izquierdo y el corazón, por imposición de acuerdos contra el campo, ante la barrera de la reunión de OMC?

4. Los yanquis primero despedazan económicamente a un país, luego abren campañas de desprestigio usando los medios de información para luego amenazarlo de golpe de Estado. Han practicado tantas veces esas técnicas que se las saben de memoria. En México sólo la pusieron en práctica contra la Revolución Maderista que derrocó a Porfirio Díaz: desbarataron la economía, le armaron una guerra civil de 10 días, dieron golpe de Estado y luego lo asesinaron. Ese fue el “escarmiento de México” y desde entonces es un simple “patio trasero yanqui” que después de la expropiación petrolera en 1938 no volvió a desobedecer ninguna orden de los EEUU. Por ello el canciller Videgaray ha organizado la reunión de la OEA para demostrar a Trump que Peña Nieto sigue controlando la política mexicana.

5. Espero, como se canta aún por muchos en América que  “con OEA o sin OEA siempre ganaremos la pelea”. Tendremos que esperar un nuevo triunfo del “lulismo” en Brasil y del “kirchnerismo” en Argentina para hacer crecer el apoyo al gobierno chavista de Maduro en Venezuela. El triunfo de la izquierda en Brasil representaría una renovación y refortalecimiento del BRICS, así como de China que en estos momentos representa el contrapeso al poder yanqui en el mundo. En México hay que realizar más manifestaciones de repudio al maldito gobierno de Peña Nieto y de su canciller Videgaray; hay que aprovechar la coyuntura de la reunión de Cancún para que todo el mundo sepa que México, por lo menos en los últimos 35 años, ha sido un gobierno de asesinos del PRI y del PAN (dos partidos de derecha que han monopolizado el poder) (19/VI/17)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

0 comentarios: