viernes, 23 de junio de 2017

11:15:00
MADRID, 23 de junio de 2017.- Johnny Depp se ha metido en un lío por unas declaraciones realizadas el pasado jueves en el Festival de Glastonbury. En un momento dado bromeó sobre la posibilidad de asesinar al presidente de EE UU, Donald Trump, algo que en Estados Unidos podría llegar a ser un delito. Depp, muy crítico con Trump ya desde la campaña electoral, comenzó a hablar del presidente y a hacer bromas llegando a asegurar que "necesita ayuda".

Pero el motivo por el que podría recibir una llamada del FBI (organismo que se ocupa de investigar las amenazas al presidentes) fue cuando se preguntó: "¿Cuándo fue la última vez que un actor asesinó a un presidente?". Se refería probablemente al episodio en el que el actor John Wilkes Booth asesinó a Abraham Lincoln en 1865 de un disparo en la cabeza mientras este se encontraba presenciando una obra de teatro.

Johnny Depp, durante su actuación en Glastonbury. (AP)

Las palabras de Johnny Depp llegan en plena polémica por el espectáculo de la humorista Kathy Griffin, en cuyo show exhibía una cabeza cortada con la cara de Donald Trump y que ahora ha sufrido la cancelación de la mayoría de sus espectáculos.

Depp no es el primer actor estadounidense que hace referencia al posible asesinato del presidente Trump ya que la cantante Madonna dijo en Washington que pensaba mucho sobre hacer estallar la Casa Blanca y el rapero Snoop Dogg disparó con una pistola de juguete contra un personaje de Trump en un vídeo. Trump no se quedó callado ante los ataques del mundo del espectáculo. A Madonna le respondió que era "una asquerosa". (El País)

0 comentarios: