viernes, 30 de junio de 2017

15:48:00
EL VATICANO, 30 de junio de 2017.- Una fiesta gay con drogas. Eso es lo que descubrieron los hombres de la Gendarmería del Vaticano en una incursión en un apartamento en el palacio del ex Santo Oficio. Justo allí donde por un cuarto de siglo, el entonces cardenal Joseph Ratzinger desempeñó su mandato como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe antes de ser elegido Papa. El inquilino de la vivienda, según se comenta en el Vaticano, es un Monseñor que se desempeñaba como secretario deberes del Cardenal Francesco Coccopalmerio, actual presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos. El hombre fue detenido inmediatamente por la Gendarmería, hospitalizado por un corto período en la clínica romana Pío XI para desintoxicrlo de las drogas y actualmente está en retiro en un convento en Italia.

El Cardenal Francesco Coccopalmerio, cuyo secretario celebraba orgías en un apartamento en el palacio del ex Santo Oficio

En el Vaticano andan de bocas cosidas o casi tras la delicada operación llevada a cabo por los hombres comandados por Domenico Giani (inspector general de la Cuerpo de Gendarmería de la Ciudad del Vaticano y escolta personal del Papa). Alguien se quejó de que había un ir y venir constante de la entrada, por la noche, de personas amigas del Monseñor detenido. Dentro de los sagrados recintos explican que el apartamento donde las fiestas se efectuaban alumbradas por luces rojas no debía ser asignado a la Secretaría de un jefe de dicasterio. Es, de hecho, de una casa reservada para los superiores: prefectos, presidentes o secretarios de la Curia y no para ub simple monseñor. Tal como había despertado estados de ánimo inconformes que el prelado en cuestión tuviera un coche de lujo con la placa de licencia de la Santa Sede. Esto también es un privilegio reservado a los altos prelados. Evidentemente, fue este vehículo que facilitó a su propietario transportar drogas sin ser nunca detenido por la policía italiana.

Se habla de un Papa por decir lo menos enfurecido cuando, después de haber sido avisado y se ha decidido el funcionamiento de la Gendarmería, supo que el monseñor había sido capturado en el acto. Entre los apartamentos del palacio del antiguo Santo Oficio la vergüenza es generalizada, pero también la seguridad de que, al menos por el momento, volverá a reinar un poco de paz. Su entrada principal, de hecho, se abre directamente en la plaza del ex Santo Oficio que ya es territorio italiano y está fuera de control de la  Guardia Suiza y la Gendarmería. Cualquiera, de día y de noche, puede entrar libremente en el Vaticano por este acceso sin someterse a ningún control. Un lugar perfecto para disfrutar de los privilegios de extraterritorialidad sin estar sujeto a los controles ya sea del Estado italiano, ni a los de la Ciudad del Vaticano.

Queda por aclarar la posición del cardenal del que fue secretario. "¿No notó nada? Sin embargo, decía que trabajaban juntos hasta tarde", deja escapar un alto prelado. Se rumorea que incluso teniendo en cuenta la edad del cardenal, que tiene más de 75 años (nació el 6 de marzo de 1938), es decir, la edad canónica de la renuncia, Francisco ha decidido acelerar su retirada por los recientes acontecimientos. "Había propuesto a su secretario para el episcopado. Por suerte no lo hicieron obispo. ¿Qué habría pasado?", es la consideración de un prelado compartida por otros sacerdotes. (Il Fatto Quotidiano / Terra)

0 comentarios: