viernes, 2 de junio de 2017

09:43:00
MANILA, Filipinas, 2 de junio de 2017.- Al menos 36 cuerpos han sido recuperados en un complejo hotelero y un casino en Manila, la capital de Filipinas, después de que un hombre disparó contra la multitud y prendió fuego en el sitio.

Funcionarios filipinos le dijeron a la BBC que la mayoría de las personas murieron asfixiadas por el humo tóxico que se propagó en el incendio.

Se dijo que el hombre, cuya nacionalidad se desconoce, comenzó a disparar con un rifle de asalto y prendió fuego a las mesas de juego en el casino de Resorts World Manila, en las primeras horas del viernes.

La policía indicó que el sujeto se suicidó después de prenderse fuego.

Unas 50 personas fueron trasladadas a hospitales cercanos.

Las autoridades inicialmente temieron que se tratara de un ataque terrorista, pero más tarde advirtieron que era probable que hubiera sido un robo. Pese a ello, la milicia del autodenominado Estado Islámico (EI) se atribuyó el ataque.

La policía publicó las imágenes de CCTV del atacante, que aún no ha sido identificado. (Policía de Filipinas)

Se dijo que ninguno de los muertos o heridos tenía heridas de bala. (AFP)

Varias personas huyeron del casino ante el ataque. (EPA)

La policía descartó que se tratara de un ataque terrorista. (AFP)

El tiroteo provocó un bloqueo de seguridad y una búsqueda del hombre en el complejo, que terminó en la madrugada del viernes cuando su cuerpo fue encontrado.

Las autoridades inicialmente indicaron que no hubo víctimas pero encontraron posteriormente los cadáveres cuando entraron al complejo.

Suicidio

Las autoridades dijeron que el hombre entró en el casino poco después de la medianoche y comenzó a disparar a las pantallas de televisión con un rifle de asalto, mientras que los clientes aterrorizados escapaban.

"Disparó al aire, no a la gente, pero provocó miedo", le dijo a la BBC el superintendente de policía del Distrito del Sur, Tomas Apolinario.

"Tenemos algunos lesionados y tenemos muertos también, pero ninguno de ellos tiene heridas de bala", agregó.

Se dijo que el hombre prendió fuego las mesas de juego y llenó una mochila con fichas con un valor de 113 millones de pesos filipinos (US$2,3 millones).

El hombre más tarde huyó al hotel del complejo, abandonando la mochila, y entró en una habitación.

"Se acostó en la cama, se cubrió con una espesa manta, aparentemente echó gasolina en la manta y se prendió fuego", dijo el viernes el jefe de la policía nacional, Ronald Dela Rosa.

La compañía Resorts World Manila indicó en una declaración que el hombre se suicidó con un tiro después de prenderse fuego y que fue encontrado muerto a alrededor de las 7.00 hora local.

La policía publicó imágenes de CCTV del hombre en las que se le ve vestido de negro y portando un rifle.

Ha habido especulaciones en los medios locales de que el sujeto pudo haber sido un extranjero ya que, se dice, hablaba inglés bien.

Pero Apolinaro le dijo a la BBC que aún no se confirma su nacionalidad.

Otros informes indicaron que el hombre tenía aspecto caucásico.

Las autoridades indicaron que el hombre parecía "perturbado mentalmente". Resorts World Manila calificó el ataque en el casino de un "acto cobarde de una mente enferma". (BBC)