domingo, 28 de mayo de 2017

10:16:00
Imam Azhar Goraya / Comunidad Musulmana Ahmadía

El Islam es una religión de paz, con un gran respeto para el Creador. Inculca el amor para Dios en los corazones de sus seguidores, y da un código completo acerca de cómo acercarse a Él. Mirza Ghulam Ahmad, el Mesías Prometido e Imam Mahdi, quién reclamó ser el segundo advenimiento de Jesús, escribió acerca de este tema:

“Tened piedad de vuestras almas y no sigáis a los que, habiendo cortado toda relación con Dios, se han abismado de tal manera en el materialismo que ni siquiera pueden pronunciar las palabras Inshal-lah (si Dios quiere) para buscar el auxilio de Dios. Que Dios os abra los ojos para que podáis ver que Él es la base de vuestros proyectos. Si el cimiento se hundiera ¿se mantendría el techo? No sólo se desplomaría, sino que probablemente llevaría consigo la pérdida de varias vidas. Igualmente, vuestros proyectos no podrán realizarse sin la asistencia divina. Si no buscáis la ayuda de Dios, haciendo de ello la regla principal de vuestra vida, jamás prosperaréis y moriréis en medio del dolor.


No debe sorprenderos el hecho de que otras naciones hayan prosperado a pesar de ignorar completamente al Dios Todopoderoso y Perfecto, pues precisamente por abandonarle han sido sometidos a la prueba de las tentaciones del mundo. Aquél que abandona a Dios entregándose de lleno a los placeres y tentaciones mundanas, encuentra abiertas todas las puertas del mundo, mientras que las puertas del cielo se cierran ante él. Al final encontrará la muerte sumido en sus pensamientos mundanales y será arrojado al Infierno duradero. Ésta es una clase de prueba divina.

Otra prueba consiste en infligir a la persona sucesivos fracasos en este mismo mundo. Pero esta última no es tan peligrosa como la anterior, ya que la primera engendra extremada soberbia. De todas formas, ambas categorías están sujetas a la ira de Dios. Siendo Dios la fuente de la felicidad ¿cómo pueden aspirar a tal felicidad los que ignoran absolutamente a este Dios Vivo y Clemente, volviéndole las espaldas? Bendito sea el que comprende este secreto; desdichado el que no lo comprende.

No sigáis a los filósofos de este mundo, ni les rindáis tanta admiración, pues sólo representan la ignorancia. La verdadera filosofía se encuentra en la Palabra de Dios. Fracasarán los que aman la filosofía de este mundo. Sólo los que buscan la auténtica sabiduría en el Libro de Dios prosperarán. No sigáis los caminos de la ignorancia. ¿Pretendéis enseñarle a Dios lo que no sabe? ¿Pretendéis que los ciegos os muestren el camino? ¡Insensatos! El ciego no puede guiar al ciego. 

La verdadera sabiduría, la que se os ha prometido, proviene del Espíritu Santo; a través de Él seréis conducidos a la verdadera fuente del conocimiento, que no es asequible a los extraños. Rogad a Dios sinceramente y se os concederá. Entonces comprenderéis que ésta es la única sabiduría que infunde vigor y vida a los corazones y eleva a las almas hasta las cimas de la certeza. ¿Cómo podrá ofreceros manjares exquisitos el que se alimenta de cadáveres? ¿Cómo podrá el ciego indicaros el camino? ¿Qué buscáis de la gente de este mundo si la auténtica sabiduría proviene del cielo? La sabiduría es la herencia de quien eleva su alma hasta el cielo. ¿Cómo podrá convenceros el que no la tiene? Sin embargo, antes es necesario purificar el corazón y adoptar el camino de la verdad y la sinceridad. Entonces seréis dignos de esta bendición.”

****

Para aprender más acerca del Islam puede asistir a las reuniones con temática Islámica que se llaman Café, Pastel e Islam todos los jueves a las 7 pm y domingos a las 11 am.

La Mezquita de la Comunidad Musulmana Ahmadía (Calle 60 x 51 No. 453ª, Centro de Mérida, Yucatán)
999 129 4594 (cel. + whatsapp),  999 924 2222 (mezquita)
comunidadmusulmanaahmadia@gmail.com
www.alislam.es