miércoles, 24 de mayo de 2017

11:04:00
MADRID, 24 de mayo de 2017.- La gira internacional del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está dejando un auténtico rosario de anécdotas. La última, una de las más controvertidas, se produjo este lunes, cuando el mandatario, de visita en Israel, acudió al Museo Memorial del Holocausto Yad Vashem, situado en Jerusalén. La institución —donde se rinde tributo a los Justos entre las Naciones, distinción que homenajea a aquellos que salvaron vidas judías durante el genocidio perpetrado por el régimen nazi— cuenta con un libro de visitas, en el que el magnate escribió una nota que ha dejado, a más de uno, boquiabierto.

El mensaje de Trump, clausurado con su firma, ha sido criticado por su ligereza, inadecuada después de la visita a un lugar donde se cuida la memoria de las víctimas del Holocausto: «¡Es un gran honor estar aquí con todos mis amigos! ¡Increíble! ¡No lo olvidaré nunca!», anotó el magnate, como muestra una fotografía publicada por AFP y de la que se han hecho eco varios medios internacionales.


En las redes sociales, muchos han comparado esas palabras con las que el expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama, dedicó a Yad Vashem tras su visita de julio de 2008. En uno de los fragmentos, el político demócrata indicaba: «Dejen a nuestros niños venir aquí, y conocer esta historia, para que se sumen a las voces que proclaman 'nunca más'. Y recordaremos a los que murieron, no solo como víctimas, sino también como individuos que esperaron y amaron y soñaron como nosotros, y que se han convertido en símbolos del espíritu humano».

Por otro lado, la visita de Trump a Israel le brindó la oportunidad de reunirse con el presidente del país, Benjamin Netanyahu, y con el líder palestino, Mahmud Abás. El magnate, que destacó que «los lazos del pueblo judío con esta Tierra Santa son antiguos y eternos», no especificó sin embargo medidas concretas para pacificar la región. (ABC)