jueves, 11 de mayo de 2017

22:50:00
CIUDAD DE MÉXICO, 11 de mayo de 2017.- En breve declaración al término de su reunión con el Consejo Mexicano de Negocios, el presidente Enrique Peña Nieto se refirió al video tomado en Palmarito, Puebla, donde se aprecia una ejecución de un civil, presuntamente a manos de un miembro del ejército: "no tengo nada que declarar, habrá que hacerse la investigación correspondiente y deslindar responsabilidades".

De forma escueta, el mandatario añadió que "eso es lo que ha señalado ya abiertamente la Procuraduría (General de la República) y la propia (Secretaria) de la Defensa Nacional". "Gracias, gracias", cortó a los reporteros, quienes seguían haciendo preguntas.

En los videos publicados por las cuentas de Youtube "Palmarito Tochapan" y el usuario "Paty Perez" -recuperados por Diario Cambio y El Sol de Puebla- se puede observar que a las 8:24 de la noche del pasado 3 de mayo, el Ejército entra a realizar un operativo a la localidad.


El audiovisual evidencia que no entraron a esa hora a atender una toma clandestina y fueron emboscados, como aseguró la Secretaría de la Defensa Nacional en rueda de prensa el 4 de mayo.

En ese primer momento del operativo se les ve detener a un hombre, quien ha sido identificado como Paulo o Paulino Martínez, primo de "El Toñin", pero la negligencia del Ejército provoca que una vez detenido, el hombre dispare y mate a uno de los militares.

Y es que el personal del Ejército no revisó ni desarmó al sujeto, por lo que mientras estaba hincado, saca un arma, dispara y uno de los militares le responde al ataque pero lamentablemente alcanza a matar a uno de los soldados.



En una segunda parte del enfrentamiento, se ve a los militares rafaguear a un automóvil, bajar a sus tripulantes y detenerlos en la calle.

Seis minutos después de tenerlos boca abajo en la calle, uno de los militares decide darle un tiro en la cabeza.

La información oficial sobre el enfrentamiento en Palmarito Tochapan fue que el Ejército atendió a las 8:15 un reporte de una toma clandestina, cuando fueron emboscados por los pobladores, a quienes acusaron de haber usado mujeres y niños como escudos.

Aseguraron que en esa primera refriega fueron asesinados dos militares.

Después dijeron que regresaron a las 10:00 pm para llevar a cabo un operativo y que ahí habían muerto dos militares más.

El saldo de civiles muertos fue de 6, entre ellos una mujer y un menor de edad, pero el Ejército intentó echarles la culpa de la muerte, pues aseguraron que ellos fueron usados como escudos humanos. (La Jornada / Periódico Central)