sábado, 13 de mayo de 2017

18:57:00
WASHINGTON D.C., 13 de mayo de 2017.- La ex primera dama Michelle Obama criticó ayer que el Gobierno de Donald Trump haya retrasado la entrada en vigor y relajado algunas regulaciones de su programa de nutrición para los comedores escolares con financiación federal.

"Piensa por qué a alguien le parece bien que nuestros niños coman basura. ¿Por qué celebrarías eso? ¿Por qué te sentarías descuidadamente y te parecería bien eso? Porque este es el secreto, si alguien hace eso, no le importa tu hijo", afirmaba Obama.

La ex primera dama defiende así su programa de nutrición infantil, que fue parte esencial de su labor como primera dama, durante la cumbre anual de la organización "Partnership for a Healthier America" en Washington.

Y lo hizo después de que el pasado 1 de mayo el secretario de Agricultura, Sonny Perdue, anunciara que su departamento congelará la implementación de los estándares impuestos por Obama para los programas de almuerzos escolares financiados por el Gobierno.

"Tenemos que garantizar que nadie nos hace dar marcha atrás. Aquí es donde debes analizar los motivos. Tienes que pararte a pensar por qué no quiere que nuestros hijos tengan una buena alimentación en la escuela. ¿Por qué esto es un asunto partidista?, ¿qué está pasando?", dijo Obama.

"Mamás, piénsenlo", dijo Michelle Obama. "No importa en qué estado viven. Sáquenme de la ecuación; no importa si les caigo bien o no, pero piensen en por qué alguien está de acuerdo en que sus hijos coman basura". (Getty Images)

La orden firmada por Perdue busca "dar una mayor flexibilidad" a las escuelas, al retrasar hasta 2020 la imposición de límites al sodio que pueden contener los menús escolares, y al conceder excepciones a aquellos centros que no quieran acogerse a la exigencia de servir alimentos con cereales integrales.

El cambio responde, según Perdue, a las quejas de muchos administradores de comedores escolares, que mantienen que las nuevas exigencias hacían que los almuerzos atrajeran menos a los niños y aumentaban el desperdicio de alimentos, que además resultaban más caros."Para mí eso es una de las cosas más ridículas que se han dicho sobre esto. 'Los niños no están felices' Bueno, ¿sabes qué? a los niños tampoco les gustan las matemáticas. Y qué vamos a hacer, ¿dejar de enseñar matemáticas?", consideró la ex primera dama.

"Mantened a las familias en la ignorancia. Eso es todo lo que estoy oyendo. No tienes que saber qué hay en tu comida. No puedes encargarte de eso, madre. Solo compra esto, estate tranquila, gasta tu dinero, no nos preguntes qué hay en tu comida", agregó.

En ese sentido advirtió de que, si "dejas que otra gente determine lo que estás comiendo o cómo te mueves", "antes de que te des cuenta tus hijos tienen diabetes de tipo 2 y tu estás confundido, impactado y dolido".

La 'dieta Obama': más verdura y menos grasaLas normas impulsadas por Michelle Obama exigen que las escuelas sirvan más comida integral y frutas y verduras frescas a millones de niños, además de que se limiten las cantidades de sodio y leche grasa, y se eliminen las grasas saturadas en los menús escolares.

Hasta ahora, el máximo de sodio en los menús escolares es de 1.230 miligramos para la educación básica, 1.360 miligramos para la educación intermedia y 1.420 para la superior.

Estaba previsto que el próximo julio esos límites se recortaran a 935, 1.035 y 1.080 miligramos, respectivamente, pero la nueva directriz aplaza ese proceso hasta dentro de tres años, y permite a las escuelas servir leche baja en grasa con sabores añadidos, como chocolate.

El porcentaje de niños con obesidad se ha más que triplicado en Estados Unidos desde la década de los 70, según el Centro de Control de Enfermedades y Prevención de Estados Unidos. (EFE)