sábado, 6 de mayo de 2017

10:59:00
ROMA, Italia, 6 de mayo de 2017.- Un regaño a Donald Trump y a los candidatos franceses Marine Le Pen y Emmanuel Macron. Francisco no los menciona explícitamente, pero las referencias son muy claras, en su discurso ante alumnos de 'Escuelas de la Paz' que recibió esta mañana en el Aula Pablo VI. Bergoglio habla de la "cultura de la destrucción" y vuelve sobre superbomba lanzada por Estados Unidos en Afganistán: "Me da vergüenza el nombre de una bomba, que llamaron 'la madre de todas las bombas', pero mira - añade el Papa - la madre da la vida y esto le da muerte, y llamamos 'mamá' a ese dispositivo, ¿qué está pasando?".
 
Papa Francisco recibió a los niños en El Vaticano. (acistampa)

La expresión que ha preocupado el Papa viene de las siglas "Moab", que técnicamente significan "Massive Ordnance Aire Blast Bomb", pero en el ejército los EE.UU. ha sido recodificada informalmente como "la madre de todas las bombas". "El mundo está en guerra - dice ahora Bergoglio -, bombardea y si abajo hay enfermos, niños, esto no importa: tiene que lanzarse la bomba. En un punto no sé lo que pasó: destruye tanto.". Uno de los aspectos de los que se podría hablar en el encuentro cara a cara que el Papa y el Presidente de Estados Unidos tendrán el 24 de mayo y que vendrá después de una serie de mensajes afilados lanzados contra el actual ocupante de la Casa Blanca, desde la época de la campaña electoral cuando Francisco señaló que "no es de cristianos construir muros".

Esta vez la inspiración viene de la pregunta de un niño sobre los conflictos en el mundo. En respuesta el Papa dice: "Por supuesto que no es nuevo: comenzó con los celos de Caín a su hermano Abel, lo destruyó, con un cuchillo lo mató. Pero hoy en día hay tanta crueldad, lo vemos hoy en televisión, todos los días. Hemos visto niños sacrificados". Y a la televisión el Papa también se refiere cuando habla de "charla terrorista": "La educación - dice - ahora no educa en las virtudes de la mansedumbre, la paz, la tranquilidad."

En este sentido, un ejemplo negativo, según Bergoglio, es Francia, donde el desafío está en marcha para la presidencial. El miércoles, en el debate televisado entre Macron y Le Pen se volvió una pelea. "Digo esto no como un Papa - dijo Francesco -. Yo se los digo, pero me dijeron lo que sucedió en un diálogo televisado antes de las elecciones, arrojaron piedras, no se dejaba terminar al otro, a un nivel tan alto que no fue posible el diálogo. El reto de educar para el diálogo es reto muy grande, y les toca a ustedes, es más fácil charlar para destruir, pero no se escucha con mansedumbre, con respeto ". Una llamada que se produce en vísperas de la elección transalpina, después de que el papa, en el viaje de regreso de Egipto, había evitado juicios sobre los contendientes: "De los dos candidatos franceses no conozco la historia, no sé de dónde vienen, sé que una es representante de la derecha, pero el otro no sé de dónde viene y no puedo dar una opinión ".

Los niños de hoy pidieron al Papa un análisis de la responsabilidad de los políticos frente a los desequilibrios en el mundo: "¿Por qué parece que levanten la mano y no hacen nada? ¿Por qué son tan débiles?". Bergoglio respondió: "No pueden hacer nada porque el mundo está dispuesto en una mala manera mala. Dios creó el mundo y puso en medio al hombre y la mujer, y hoy en día el mundo transcurre con el hombre y la mujer ya no en el centro. En el centro está ahora el dios del dinero, las monedas, y no se puede hacer nada porque son los negocios". A continuación, señala que la explotación es "pecado mortal": "Los niños trabajadores que laboran desde los 7, 8, 9 años sin educación. El tráfico de personas en el trabajo donde a la gente se le pagan 2 libras por media jornada de trabajo, y también pasa aquí, en Europa, en Italia, - añade, que explotan a la gente cuando se le paga "en negro", cuando te hacen un contrato de trabajo de septiembre a mayo y después dos meses sin nada, y luego de nuevo en septiembre". (Andrea Gualtieri / La Repubblica)