lunes, 8 de mayo de 2017

17:34:00
BOGOTÁ, Colombia, 8 de mayo de 2017.- El cantante Juanes ha demostrado a lo largo de su prolífica carrera artística que el éxito de sus canciones no conoce fronteras, especialmente desde que fijara su residencia y su cuartel general en Miami hace 15 años para adentrarse en el mercado discográfico estadounidense. Sin embargo, tanto en el plano musical como en su día a día su Colombia natal sigue muy presente, sobre todo aquellos familiares que dejó en Medellín y con los que permanece en estrecho contacto.

Al margen de lo unido que está a su madre, Alicia Vázquez, a quien llama literalmente todos los días para interesarse por su salud y conocer a través de ella las noticias que acontecen en su entorno, el famoso intérprete necesita sentirse cerca de los suyos para no perder detalle de la evolución de su hermana Luz Cecilia, que se encuentra en coma desde hace 24 años y sobre la que, a pesar del tiempo que ha pasado desde que perdiera la consciencia, ni Juanes ni su familia pierden la esperanza de que algún día se recupere.

"Ella tuvo un embarazo que se le complicó y desde ese día está en coma. En esa época yo estaba en Medellín con mi grupo de metal, todavía no me había ido para los Estados Unidos. Y, uf, eso ha sido lo más duro, lo más duro que nos ha tocado como familia. Es indescriptible", se desahoga en la entrevista.

"Todos los días de mi vida llamo a mi casa por la mañana. No importa dónde esté: 'Madre, ¿cómo estás?', le digo. Y ella siempre me va diciendo: 'Ay, mijo, está lloviendo mucho' o 'Hace mucho calor' o 'Están todos bien en casa'", relata al diario El Mercurio sobre la relación que le une a su progenitora, de 87 años, antes de sincerarse sobre el sufrimiento que arrastran todos desde que Luz Cecilia, quien reposa en una habitación de la casa, acabara postrada en cama.

"Ella tuvo un embarazo que se le complicó y desde ese día está en coma. En esa época yo estaba en Medellín con mi grupo de metal, todavía no me había ido para los Estados Unidos. Y, uf, eso ha sido lo más duro, lo más duro que nos ha tocado como familia. Es indescriptible", se desahoga en la misma entrevista.

Pero la importancia capital que Juanes otorga a su ámbito familiar no solo se manifiesta en el inquebrantable vínculo que le mantiene atado a sus orígenes, sino que también quedó patente en el año 2011 cuando decidió retirarse temporalmente de la vida pública para poder dedicar más tiempo a su mujer Karen Martínez y a los tres hijos que tiene el matrimonio -Luna (13), Paloma (12) y Dante (7)-, a quienes casi no veía debido a su frenético ritmo de trabajo.

"Fue en ese momento cuando dije que necesitaba hacer un 'pare' en mi vida porque no la quería vivir así. Cuando trabajas demasiado la balanza se inclina hacia el trabajo y le haces daño a todo. En algún momento de mi vida perdí el norte porque no es fácil manejar las presiones, con la fama a veces uno se pierde. Pero creo que tuve la suerte de encontrarme con mi esposa, que es una mujer maravillosa, y con mis hijos, que siempre han sido un cable a tierra súper poderoso", reflexiona el artista.

Aunque el parón fue breve, lo cierto es que para el reputado cantautor supuso un punto de inflexión que abrió la puerta a una nueva etapa mucho más equilibrada de su existencia, en la que es capaz de disfrutar al máximo de su vocación musical al haberse liberado de presiones y expectativas comerciales, además de supeditarla a las necesidades de los suyos.

"Nunca dejé de hacer música, lo que pasa es que paré con la adrenalina, y la verdad es que ha sido lo mejor que he hecho en mi vida. Fui súper feliz. Ahí fue cuando comencé a cambiar, a mezclar elementos de la música tradicional latinoamericana con el rock, con el funk, con la salsa o el vallenato. Empecé a experimentar", explica sobre el proceso creativo que ha definido sus últimos discos y también el nuevo álbum que sacará a la venta el próximo 12 de mayo: 'Mis planes son amarte'. (Caracol Radio)