jueves, 4 de mayo de 2017

12:21:00
CIUDAD DEL CABO, Sudáfrica, 4 de mayo de 2017.- El Ministro de Obras Públicas y Reconstrucción de Somalia, Abbas Abdullahi Sheikh Siraji, ha sido abatido a tiros por las fuerzas de seguridad somalíes cuando se encontraba en el interior de su vehículo cerca del palacio presidencial de Mogadiscio, capital de Somalia, después de ser confundido con un militante islámico, han comunicado fuentes oficiales. Los guardaespaldas del auditor general Nur Farah abrieron fuego contra el coche que transportaba a Abbas, cerca de un puesto de control cercano al palacio, dijo el capitán de la policía Mohamed Hussein.

La profesión de político es una de las más arriesgadas en Somalia. Si bien en el pasado múltiples personalidades han sido objeto de ataques y han muerto a manos del grupo terrorista Al Shabab, que aún controla gran parte del territorio somalí, es la primera vez que un funcionario de tan alto rango muere a causa de un "fuego amigo". Este desafortunado suceso es una muestra de la tensión que se vive desde hace años en Mogadiscio, donde el fuego cruzado entre las fuerzas de seguridad y los militantes del grupo yihadista es una constante. 

El ministro Abdullahi Sheikh Abbas fue abatido en Mogadiscio. (@farhanjimale)

Según Abdullahi Abdi, un analista consultado por la BBC, "las tropas somalíes a veces están nerviosas, y previamente han disparado a los funcionarios".

Las medidas de seguridad no siempre funcionan, y el nivel de atentados por parte del grupo, especialmente dirigidos hacia políticos y agencias de las Naciones Unidas, es casi una rutina. Hoteles y restaurantes frecuentados por altos cargos y hombres de negocios, así como el palacio presidencial e incluso instalaciones militares son los objetivos más comunes de los militantes de Al Shabab. Muestra de ello fue el inusual escenario en donde se desarrollaron las pasadas elecciones de febrero, las más democráticas en décadas que el país ha podido llevar a cabo.

El aeropuerto, base de comunicaciones con el exterior y ciudad fortificada donde se encuentran las sedes de las Naciones Unidas y del Gobierno, sirvió de fortificación para garantizar el correcto desarrollo de la votación que dio la victoria a Mohamed Abdullahi Farmajo, somalí formado en Estados Unidos.

Después de conocer la noticia, Farmajo comunicó a través de su cuenta personal de Twitter su tristeza ante la pérdida de su ministro más joven, que creció en el campo de refugiados de Dadaab, localizado en Kenia. "Estoy profundamente entristecido por la muerte del Ministro Abbas. Él era joven, diligente y patriota".

El presidente, que se encontraba de visita oficial a Etiopía, ha interrumpido su agenda con el fin de acudir a los actos fúnebres de Abbas. Uno de los puntos de su visita a Etiopía era encontrar una solución entre ambos países para frenar el auge de la piratería, que durante los dos últimos meses ha revivido los fantasmas del pasado, y acercar una estrategia común entre ambos países para acabar con el terrorismo.

Según la Radio Estatal de Mogadiscio, el ministro de Información, Abdirahman Osman, informó de que varias personas habían sido arrestadas en relación con el suceso, mientras que el presidente ordenó a los jefes de seguridad que "llegaran inmediatamente al fondo de esta desafortunada tragedia" y se aseguraran de encontrar a los perpetradores.

Hace un mes Farmajo declaró el estado de guerra en Somalia y ofreció a Al Shabab un plazo de 60 días para participar en una amnistía. Horas después del llamamiento el grupo perpetró un atentado que se saldó con casi una veintena de muertos. (Carolina Valdehíta / El Mundo)