lunes, 22 de mayo de 2017

09:26:00
La ex aspirante también habría defendido a capa y espada el sueldo que su hija cobra también gracias al partido

MÉRIDA, Yucatán, 22 de mayo.- Se comenta que la ex candidata de Morena a la alcaldía de Mérida, Gilda Aké Hoil, quiere volver a contender por el mismo cargo y presuntamente ha usado su posición dentro del partido para defender el sueldo de su hija, Rosalba Centeno Aké.


Aké ha quedado muy mal últimamente, por lo que es muy difícil se le pueda hacer, pues cabe recordar que no quiso ir al debate en el 2015 porque no se sintió preparada para eso, pues en esa campaña le hacía sus discursos por una persona de México de nombre Aldo y Gilda se los tenía que aprender de memoria aunque aún así tenía que leerlos en los actos.

Recientemente, Aké defendió a capa y espada a su hija Rosalba, quien nos informan tiene un sueldo en Morena como jefa de oficina del IEPAC, pues ocupa uno de los cargos que el IEPAC le da a los partidos políticos y debido a que el Comité Estatal de Morena decidió devolver esos cargos a Morena cuando se descubrió que el representante Manuel Pérez junto con el Presidente, Mario Mex Albornoz, no habían informado al Comité de prebendas que se habían recibido, como una laptop y una tablet, y además se quiso poner una plaza más para Bruno Carballo sin que el Comité lo supiera.

Gilda defendió con todo para que su hija no perdiera el sueldo que tiene y hasta convocaron a consejos extraordinarios llevando a gente para que aplaudiera y apoyara. Como no hubo quorum en esos consejos lo trataron en uno extraordinario votándolo cuando ya casi todos se habían ido. Y Gilda Aké, que había empezado a visitar a militantes para decirles que quiere ser otra vez candidata por Mérida, quedó muy quemada con esto porque claramente se vio que sólo estuvo defendiendo el cargo y sueldo que tiene su hija, la que ademas no cumplió en formar los comités seccionales que le tocaron como consejera estatal.

Como consejera estatal le tocó trabajar diez secciones electorales y no las trabajó, y lo peor de todo es que el día del consejo en el que se trató el tema presumió que tiene una maestría en derecho y que está estudiando un doctorado pero demostró mucha ignorancia en la materia, al grado que incluso algunos consejeros dijeron de qué le sirve la maestría y estudiar doctorado si no sabe nada.

Lo que más molestó a varios consejeros de Morena es que Rosalba Centeno no realiza el trabajo por el que cobra porque llega tarde, se va temprano y casi no hace nada e incluso hace un año se tomó varios periodos de vacaciones y Mario Mex no dijo nada y a las anteriores sesiones del Consejo Estatal no asistía. 

También generó disgusto que el día de la sesión en que se trató el tema de la renuncia a las prebendas del IEPAC su mamá, Gilda Aké, organizó llevar a gente para que aplaudiera y gritara a los que apoyaban la decisión del Comité Estatal. 

Y sólo para añadir a pesar de que Rosalba tiene maestría y está estudiando doctorado en derecho, en una ocasión estaba solicitando un formato para hacer una denuncia ante el Ministerio Público, lo que significa que ni una denuncia puede hacer. (José Repetto)