lunes, 15 de mayo de 2017

10:20:00
BARCELONA, 15 de mayo de 2017.- Édouard Philippe, diputado de los Republicanos y el hombre que sonaba en todas las quinielas, ha sido nombrado primer ministro del nuevo gobierno de Emmanuel Macron. El secretario general del Palacio del Elíseo, Alexis Kohler, ha sido el encargado de desvelar en una brevísima comparecencia el nombre del primer jefe de Gobierno de Macron, puesto para el que aparecía como favorito.

El jefe del Estado francés tiene esta tarde una cita en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel, a las 17.30 hora local, lo que le obliga a salir del Palacio del Elíseo -donde está desde primera hora de la mañana- al menos dos horas antes y no ha comparecido durante el anuncio.

Durante la jornada, Philippe, que también es alcalde de Le Havre, en el norte del país, fue seguido por varias cámaras de televisión en el recorrido que hizo en taxi entre su domicilio en París y la Asamblea Nacional, donde tiene su despacho de diputado, sin que hiciera declaración alguna.

El primer ministro de Francia, Édouard Philippe, con el presidente galo, Emmanuel Macron.

Este político de 46 años, considerado como un moderado dentro del partido Los Republicanos, es conocido por haber sido durante años uno de los más próximos colaboradores del ex primer ministro Alain Juppé, a quien apoyó durante las primarias en las que salió elegido François Fillon.

La elección de un primer ministro que no pertenece al partido gobernante refleja la voluntad de encuentro de Macron, que con esta jugada debería atraer votos de la derecha para obtener la mayoría en las elecciones a la Asamblea Nacional en junio, condición clave para llevar a cabo sus reformas liberales y sociales.

Se trata de la primera vez en la historia política la Francia moderna que un presidente ha nombrado a un primer ministro de otro partido político sin haber estado forzado por una derrota en las elecciones parlamentarias.

Philippe ha pasado por encima de algunos de los partidarios más leales de Macron, como Richard Ferrand, exsocialista que fue uno de los primeros en unirse a la causa del ahora presidente el año pasado y es el actual secretario general de República en Marcha. Un asistente cercano a Macron afirmaba el domingo a Reuters que este era el tipo de elección difícil que tendría que hacerse en el círculo interno del joven mandatario ahora que han ganado la batalla por el Elíseo.

Abogado con experiencia, trabajó como director de asuntos públicos del grupo nuclear estatal Areva entre 2007 y 2010, antes de convertirse en miembro del parlamento en 2012, y alcalde de Le Havre en 2014.

El año pasado formó parte del infructuoso equipo de campaña de Juppé en las primarias de los republicanos, y luego se unió a la campaña presidencial de Francois Fillon, el candidato del partido. Philippe dejó el equipo por el escándalo financiero de los trabajos falsos que salpicó a la familia de Fillon.

Ambos políticos comparten similitudes en su carrera política. Como Macron, Philippe también comenzó su vida política cuando era estudiante como afiliado socialista con el ex primer ministro Michel Rocard, antes de girar ideológicamente a la derecha.

Otro punto en común entre el nuevo tándem gubernamental francés es que ambos estudiaron en la prestigiosa ENA, la Escuela Nacional de la Administración, de donde ha salido la élite política del país. También comparten su admiración por Rocard, su héroe político.

Hijo de profesores, le gusta boxear en su tiempo libre y colecciona gemelos. (Marina Messeguer / La Vanguardia)