viernes, 12 de mayo de 2017

22:42:00
DENVER, Colorado, 12 de mayo de 2015.- Una mexicana que vivió tres meses en iglesias de Denver para evitar a las autoridades migratorias así como un mexicano arrestado el mes pasado figuran entre las 30 personas a los que se autorizó permanecer dos años en Estados Unidos para que busquen su condición legal, gracias a la intervención de miembros del Congreso.

Jeanette Vizguerra (entre "los 100 más influyentes" de TIME) salió el viernes de la Primera Iglesia Bautista, cercana al Capitolio, rodeada de sus hijos y simpatizantes después de que consiguió un aplazamiento a su deportación mediante la intervención del senador federal Michael Bennet.

El legislador presentó iniciativas para ayudar a Vizguerra y Arturo Hernández a que permanezcan en Estados Unidos de acuerdo con un proceso que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés) anunció hace poco que podría reducirse.

Rodeada de familiares y adeptos, la inmigrante mexicana Jeanette Vizguerra, derecha, da un discurso tras salir de la iglesia en la que vivió por tres meses para evitar ser deportada, el viernes 12 de mayo de 2017, en el centro de Denver. (David Zalubowski / AP)

El ICE concedía de manera ordinaria aplazamientos de deportaciones cuando una iniciativa era presentada en el Congreso a nombre de inmigrantes particulares. Esos aplazamientos han durado años en ocasiones debido a que los legisladores vuelven a presentar las medidas. Pocas de las llamadas iniciativas privadas se convierten en ley.

En una carta del 5 de mayo a los legisladores, el director interino del ICE, Thomas Homas, dijo que la agencia considerará ahora aplazar la deportación de inmigrantes sólo seis meses con posibilidad de una extensión de 90 días mientras se resuelven las iniciativas a favor de éstos.

Las solicitudes ahora deberán contar también con la aprobación de los líderes de la comisión judicial.

Vizguerra y Hernández figuran entre 30 personas beneficiadas con medidas presentadas antes del 5 de mayo y se les otorgó un aplazamiento de dos años a su deportación, dijo el viernes el portavoz del ICE, Carl Rusnok, en un comunicado.

Bennet, quien dijo que Vizguerra y Hernández jamás debieron ser sujetos de deportación, censuró el nuevo cambio.

“Es decepcionante que el Departamento de Seguridad Nacional haya adoptado la medida unilateral de cambiar el proceso para que se presenten un número reducido de iniciativas particulares”, agregó.

Arturo Hernández, un inmigrante mexicano que alguna vez se refugió en una iglesia para evitar a las autoridades migratorias, hace declaraciones el 12 de mayo de 2017 en el centro de Denver. (David Zalubowski / AP)

La abogada de Hernández, Laura Lichter, dijo creer que las 30 personas protegidas podrían ser las últimas en conseguir extensiones bajo el nuevo proceso, un último recurso para los inmigrantes que enfrentan la deportación.

En declaraciones ante una multitud mientras sostenía de la mano a su hija, Vizguerra se dijo feliz para pasar con su familia el Día de las Madres, que cae el domingo en Estados Unidos.

Sin embargo, Vizguerra se dijo triste de que otra inmigrante, Ingrid Encalada Latorre, continúe viviendo en una casa de reunión de cuáqueros porque afronta la deportación de Estados Unidos.

Vizguerra dijo que luchará también por Encalada Latorre. Vizguerra vivió primero en el sótano de la Primera Iglesia Unitaria después de no presentarse el 15 de febrero con las autoridades de inmigración por miedo a que la deportaran después de los aplazamientos que le habían concedido antes mientras tramitaba una visa para víctimas de delitos.

Hernández se refugió en una iglesia de Denver en 2014 y 2015 después de que llamó la atención de los agentes de inmigración por una denuncia de agresión, cargo del que fue absuelto finalmente.

Hernández dejó la iglesia luego de que el ICE le garantizó que su deportación ya no era prioridad.

Agentes de inmigración arrestaron al hombre el 24 de abril pero fue dejado en libertad gracias a la intervención de Bennet. Hernández recibió inicialmente un aplazamiento de 30 días a su deportación antes de que consiguiera el aplazamiento de dos años. (AP)